Vie12142018

Last update10:59:00 AM

Camarada Picasso, bienvenido a Caracas, Venezuela

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) El pasado 19 de agosto abrió la exposición Camarada Picasso en el Museo de Arte Contemporáneo en Caracas, Venezuela. Un conjunto de 149 obras de fenecido artista plástico español, han sido presentadas en esta exposición, la cual se ofrece al pueblo de Venezuela y a la comunidad internacional libre de costo.

El origen de la colección, propiedad del gobierno Venezolano es un tanto confusa. No obstante, todo indica que en algún momento del viejo régimen, antes del 1989, y el inicio del intervencionismo político de Hugo Chávez, algún régimen de derecha y/o dictatorial fue adquiriendo las obras como forma de inversión o lavado de dinero producto de corrupción. Así las cosas, el gobierno de Nicolás Maduro descubrió en un depósito de la capital el inventario, el cual inicialmente se estimó en sobre 200 obras, pese a que todo indica que el proceso de venta ilegal y desaparición de las piezas había iniciado.

Hoy, el gobierno de Venezuela rescató las obras, y puso en exposición un total de 149 piezas del maestro Picasso. Se trata de la colección más grande del artista plástico español en América Latina y el Caribe. Lo valioso de la exposición, más allá del nombre de la misma, “camarada” por la consecuente aportación del artista a las luchas por la justicia social, yace en el acceso gratuito que la población tiene a la misma. Cientos de miles de personas ya han pasado por la exhibición que está abierta al público de martes a domingo.

Lo interesante es que el gobernador de turno de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, en su desconocimiento e ignorancia intencionada, crea una Comisión para la Reconstrucción de Venezuela en la isla, en total desconocimiento del tipo de país que es Venezuela. Un país que tiene la colección de arte más extensa en un subcontinente latino, y que la puede ofrecer, su acceso de gratis a su población, se encuentra en total capacidad de, a la inversa, venir a Puerto Rico y dirigir el proceso de reconstrucción de la isla luego del paso del huracán María.

En otras palabras, la próxima vez que pase un desastre en Puerto Rico, y ante la oferta del gobierno de Venezuela de ayudar en nuestra reconstrucción, en lugar de traer a la incompetente agencia federal de FEMA, deberíamos de permitir que los venezolanos nos ayuden. Pensemos.