Jue12132018

Last update01:44:57 PM

Engaño

  • PDF

alt(Santo Domingo, 9:00 a.m.) La vida parece empujarte a los excesos, y muchos te aplaudirán, caminarán contigo, te convidarán a su propia fiesta; pero, cuando la misma vida coteje sus cuentas, las facturas te llegarán irremediablemente.

La ilusión de competir, de lograr bienes materiales, ascender socialmente, es una carrera loca que lleva a muchos a afirmar que “el fin justifica los medios”. Sin embargo, creas o no en Dios, la misma naturaleza, en una búsqueda constante de equilibrio, nos muestra cómo funciona la ley de causa y efecto.

En nuestra ignorancia fanfarronera, muchas veces validada por otros en el mismo camino, de pronto nos enfrentamos a esos giros del destino que nos encaran con nosotros mismos. Siempre sabemos. La conciencia sabe. Cuando el golpe nos cae, automáticamente entendemos qué debemos “corregir”. Hay quienes se rebelan y se recrudecen, solo para después pagar esas mismas facturas con intereses. Es poco inteligente dejarse envolver, justificar lo injustificable, cuando nadie pagará por nuestros excesos.