Vie01182019

Last update08:49:04 PM

La muralista Danae Brissonnet en Puerto Rico

  • PDF

La imagen puede contener: 1 persona, exterior(San Juan, 2:00 p.m.) Danae Brissonnet es una artista muralista que actualmente reside en Puerto Rico y está trabajando en Santurce en varios trabajos de murales. En el espacio de Santurce es Ley acaba de terminar un mural que tituló “resiliencia” por la resiliencia del pueblo de Puerto Rico tras el páso de huracán María.

Ella es de Montreal en Canadá donde estudió dos años en una preparatoria de artes, viajó alrededor del mundo creando murales donde adquirió conocimiento multidisciplinaria en pintura, gráfica creativa, teatro, marionetas y performance en lugares como Taiwán, Estados Unidos, Nepal, África, Western-Canada, y prontamente irá a India a estudiar y hacer proyectos de murales, también ha hecho murales en México, en Guadalupe en el Caribe (donde es parte de su familia) y aquí en Puerto Rico.

Danae tiene un estilo emotivo de Barroco y Art Deco, y se inspira de la naturaleza y cultura, tiene un concepto no-definido, ella crear desde lo imaginativo y lo gráfico, diseños anamórficos.

La semana pasada Danae estaba en una casa amarilla, que destina ser pronto un B&B (Bed & Breakfast), cual queda cerca de Santurce es Ley donde hacía un trabajo de mural de un pavo real, naturaleza y casas coloridas.

Antes de crear el mural de “resiliencia” intentó trascender de lo que ocurre en su alrededor, ella habló con la gente para encontrar una dinámica social, saber las necesidad del pueblo puertorriqueño, por ejemplo luego del huracán maría no había luz ni agua y cerraron escuelas públicas. Ella usó símbolos de la fertilidad y la abundancia, de todo el potencial de nuestra gente y de toda nuestra naturaleza.

Ella incluye en el mural un colibrí que en culturas indígenas significan potencia y la concepción. El colibrí está en dos mitos taíno de amor, uno del romance entre un taíno que se convierte en colibrí y de una taína que se convierte en flor, y otra leyenda taína de un colibrí de toco un árbol de ceiba y del toque del colibrí se creó una mujer.

Cada vez va a un país hacer un proyecto de mural invita a la comunidad y a los niños a dibujar. En Nicaragua cuando llegó a los 18 años con cinco pesos, donde aprendió español, vendía su arte en la calle, y se quedó un año. Ella hizo su primer mural cuando se conoció con un grupo de personas de la Galería Sirena quienes organizan un festival de arte con la comunidad y hace cinco años trabajó con ellos y en un festival en el norte de Nicaragua creó su primer mural con los niños de la comunidad.