Lun06172019

Last update09:07:29 AM

!Hostos vive!

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) En esta semana es obligatorio recordar a un patriota que luchó y defendió los valores esenciales del ser humano, Eugenio María de Hostos. El patricio fue baluarte de la justicia, el respeto, la bondad, el civismo y la responsabilidad. Hasta la administración de Alejandro García Padilla el día de su natalicio, 11 de enero, era festivo. Anualmente, el municipio de Mayagüez, lugar donde nació, conmemora su gesta patriótica, educativa y filosófica. Los restos del prócer descansan en el Panteón de los Héroes Nacionales en Santo Domingo, capital de República Dominicana, lugar que lo acogió como uno de sus hijos y donde falleció el 11 de agosto de 1903.

La conmemoración del 180 aniversario de su natalicio nos lleva a preguntarnos: ¿En Puerto Rico se conoce la obra de Hostos?, ¿Cómo se ha puesto en práctica las enseñanzas de Hostos en nuestras escuelas?

Tristemente, la respuesta es negativa. Si viviéramos conociendo la obra de Hostos todos seríamos totalmente diferentes. Si aplicáramos las enseñanzas de Hostos nuestro sistema educativo sería otro. Nuestra manera de actuar y de pensar no responde a las perspectivas filosóficas esbozadas en la obra de Hostos. Hoy es imperativo recordar al Maestro de maestros.

Hostos es probablemente la figura más internacional que ha dado Puerto Rico. Está considerado uno de los 100 filósofos más importantes de la humanidad. El prohombre fue educador, filósofo, sociólogo y escritor. En 1939 fue declarado Ciudadano de América en reconocimiento a su labor educativa y filosófica, por su aportación a la unidad de las Antillas y su defensa de la libertad. Hostos dejó huellas imborrables en la historia de República Dominicana, Cuba, Perú, Argentina y Chile.

El área del saber prioritario para el filósofo fue la educación. Fundó la primera escuela normal en Santo Domingo. Está considerado el precursor/fundador de la Sociología en América. Hostos abogó por el derecho del niño a buscar la verdad por sí mismo, a eliminar la memorización mecánica y por la actividad como única forma de crear los intereses cognitivos. También dio importancia al estudio científico bajo el sistema de intuir para inducir, inducir para deducir y deducir para sistematizar.

La educación para Hostos era un proceso de liberación humana a través de la cual se podía conseguir la liberación del colonialismo y podía ser el medio para lograr una transformación de la sociedad. Este pensamiento fue adquirido por Hostos de las ideas krausistas en España. Eugenio María de Hostos veía la educación como el proceso para el desarrollo de la razón, el desarrollo de un hombre completo, lo que incluye, cuerpo, razón, sentimiento y conciencia moral.

Nuestro prócer mayagüezano promovía una pedagogía basada en la ciencia, en la razón científica, altamente inspirada en los valores morales como la responsabilidad, el deber y la defensa por los derechos; una pedagogía tomando en consideración las experiencias del alumno y su motivación y enfocada en el proceso de atender para entender. Para Hostos la atención tenía una importancia capital en el proceso de aprendizaje. Para él, el fin de la educación es social por lo que la educación es una empresa social.

Hostos fue un revolucionario de la educación. Identificó la escuela como un lugar de capacitación para el niño y cuyo objeto moral es la formación de conciencia del individuo quien es columna de toda sociedad. Lo que la escuela no realizara podría ser un peligro para la sociedad. Este peligro sería de perturbación en el ritmo del cambio social.

Para Eugenio María de Hostos la educación era el remedio de todos los males sociales. Por eso quería que las escuelas se multiplicaran en número y calidad. También creyó en la educación científica de la mujer para que fuera una mujer completa e integrada a la sociedad con pleno conocimiento de sus derechos y deberes

En el siglo XXI los valores están excluidos. La cotidianidad está dominada por la inseguridad y el temor. La violencia se ha apoderado de la sociedad. La mujer es víctima de abuso físico y psicológico. A pesar de tener las mismas capacidades de los hombres, sus salarios son inferiores y sus responsabilidades mayores. Hostos valoraba a la mujer como entes que tienen las siguientes cualidades:

“La mujer es educable”, (inteligencia).

--“La mujer es tan modelable por el ejemplo como el hombre”, (individuo).

--“La mujer es resultante directa de la sociedad en que vive”, (sistema social).

--“La mujer es un ser racional”, (biología).

--“La mujer es un ser consciente”, (física, medicina, biología).

--“La mujer es una entidad integrante de toda sociedad”, (sistema social).

No nos cabe duda de que Hostos fue un hombre adelantado a sus tiempos. Hostos fue un defensor de los derechos de la mujer.

Hostos nos ha sido negado a los puertorriqueños. El colonialismo aberrante en que vivimos ha desterrado a Hostos de nuestras escuelas, de nuestra sociedad. La obras del Maestro están encerradas en un baúl y a todos se les perdió la llave. Tenemos que forzar la cerradura de ese baúl y rescatar las enseñanzas del insigne Hostos. Implementemos cambios sociales con sus enseñanzas, tal vez aun podamos evitar la debacle total de nuestro país.

Motivemos a nuestros estudiantes, a nuestros jóvenes y viejos, a todos, a encontrar a Hostos a través de su obra. Algunos de los trabajos más importante del prócer son: Biografía Crítica de Plácido; La novela de la vida; La tela de Araña; La peregrinación de Bayoán (1863); Poesías y Comedias; Plácido (Ensayo); Comedias (1886); Crítica Literaria; Ensayo crítico de Hamlet; Meditando; Lecciones de Derecho Constitucional y Moral Social.

Otras obras son: Tratados de Lógica, Ciencia de la Pedagogía y Geografía Evolutiva; Los frutos de la Normal; Proyecto de Ley de Enseñanza Pública (Santo Domingo); Programa Oficial para las Escuelas de la República (República Dominicana); Reseña Histórica de Puerto Rico (Ensayo); Mensaje a Colombia (Ensayo); Discursos pronunciados en la primera investidura de alumnas del Instituto de Señoritas (1887).

La obra de Hostos ha sido recogida en veinte volúmenes por el gobierno de Puerto Rico en una edición de sus obras completas (1940). La publicación conmemoró la designación de Hostos como Ciudadano de América.

Hostos regresó a Puerto Rico tras la invasión estadounidense para abogar por la independencia de la patria. Al darse cuenta que esto no ocurriría, regresó a su amada Quisqueya. En Santo Domingo le sorprendió la muerte a los 64 años. La última voluntad del patricio fue que sus restos descansen en el suelo libre de la República Dominicana mientras su patria no sea independiente. Si alguna vez Puerto Rico se convierte en una nación libre y soberana, solo entonces los restos de Hostos serán traídos a su patria tal y como él lo consignó en su última voluntad.

Puerto Rico está hoy más encadenada que cuando Hostos descifró las intenciones coloniales de Estados Unidos. Nos han convertido en dependiente de los productos del imperio y de las limosnas que está nos arroja luego de exprimir los recursos del país y de sus gentes. Ahora no estamos convirtiendo en esclavos del temor ante del desenfreno de un grupo de sicarios impunes ante la ley. La gente buena ve como su libertad se restringe cada vez más. La sociedad se desmorona y nadie hace nada por evitarlo.

Meditemos sobre algunas citas célebres de Eugenio María de Hostos y Bonilla:

* Cumple con todos tus deberes y gozarás de todos tus derechos.

* Se me va mañana; ya empecé a llorarla hoy. Qué amor tan sin amor.

* Quienquiera que padece por la verdad y la justicia, ese es mi amigo.

* La familia es la primera evolución del individuo unido a otros individuos por la naturaleza, por los afectos, por la ley y por los intereses del orden económico y moral.

* Las pasiones del hombre ¡Cómo nacen, cómo crecen! Una chispa las crea, un soplo las inflama.

* Antes que nada, el maestro debe ser educador de la conciencia infantil y juvenil; más que nada, la escuela es un fundamento de moral.

* El tiempo es vida, y consumir el tiempo en no hacer lo que se debe, es consumir inútilmente la existencia.

* Y vivamos la moral, que es lo que hace falta.

* Jamás será un deber el sacrificio del derecho colectivo.

* Toda vocación extraviada impone deberes repugnados.

* El progreso será siempre exclusivo, porque se verifica en el tiempo y para todos, no en un instante ni para cada individuo. Lento y universal, sacrifica aspectos reales y racionales de la vida, pero los sacrifica a aspectos superiores.

* En tiempos de epidemia, la salud de uno solo nos alienta.

* Ningún hombre es más grande que el que se vence a sí mismo por cumplir con su deber.

* Madre, amante, esposa, toda mujer es influencia.

* No es patria si nos quitan el derecho de servirla, si la entregan a los que la desdeñan, si nos niegan posesión de lo nuestro.

* No hay peor vicio que el de perder el tiempo de la acción en la palabra.

* Estudiemos a Hostos para sobre su pensamiento y legado construyamos un nuevo, Puerto Rico.