Dom04212019

Last update08:58:16 AM

A destiempo

  • PDF

alt(Santo Domingo, 9:00 a.m.) Hay historias de fantasmas y “almas en pena” por doquier, relatadas en las películas de Hollywood o contadas en nuestras familias o por nuestros allegados. Estos relatos de “gente” que no encuentra el descanso, a veces refieren acciones imprudentes que los llevaron a desencarnar, en la premisa, tal vez, de que como “cada uno tiene su hora” no importa lo que se haga, seguiremos con vida.

“No tentarás al Señor tu Dios” está escrito, y al retar a la muerte pudiéramos estar violentando algún designio, pues el “amar al prójimo como a nosotros mismos” implica cuidarnos y no desafiar a las leyes de la naturaleza.

Conny Méndez en su legado sobre cómo orar de la manera correcta, dejó sentado que debemos pedir al Todopoderoso que “ni yo ni mis seres queridos desencarnemos sin haber cumplido nuestro plan de vida”. Evitemos la “Ley de Accidentes”, que por desatino nos puede colocar en el momento equivocado con consecuencias fatales.