Mar05212019

Last update02:04:21 PM

Oídos

  • PDF

Related image

(Santo Domingo, 8:00 p.m.) Escuchar es un don preciado. A veces nuestro diálogo interior es tan fuerte, que solo escuchamos a los demás si solo dicen algo que va a redundar en nuestro propio provecho. Gente que monopoliza la conversación con sus “yos” y luego de veinte minutos ininterrumpidos de “charla”, te tilda de maleducado con un “déjame terminar”, si quieres hacer una acotación o francamente estás aburrido y quieres darle otro giro a la conversación. Estas personas ignoran o no les importa las situaciones por las que pudiera estar pasando su interlocutor. Se acude a los amigos por consuelo en tiempos difíciles, pero si sufrimos de incontinencia verbal es muy probable que perdamos empatía, para reconocer cuándo el otro es un quejoso o cuando necesita de unos oídos amables.

Las mejores relaciones, los mejores encuentros son los que se dan “ganar-ganar”, y unos oídos atentos son el mejor regalo que podemos dar a los demás en tiempos de dificultades.