Jue07182019

Last update01:06:00 PM

William F. Santiago-Valles: “hay que superar la mentalidad del Siglo XVI en P.R.

  • PDF

altPuerto Rico se encuentra en una encrucijada para interpretar su futuro como nación caribeña. Por ende, es esencial redefinir la puertorriqueñidad [incluyendo la racialización de la explotación y género] e incrementar el contacto entre el Archipiélago Borincano y sus vecinos para discutir problemáticas similares y desarrollar estrategias para implementar soluciones que nos ayuden a transformar nuestra sociedad.

“Puerto Rico tiene que interpretar el orden existente más allá de la construcción intelectual y la definición de los conceptos que lo categorizan”, afirma el científico social W. F. Santiago-Valles. “Debemos superar las definiciones impuestas de cultura popular y cultura de masas para organizar la vida diaria como contracultura que quiebre la subordinación a las clases dominadoras”.

“No podemos continuar reproduciendo el uso de género, raza y clase para justificar las exclusiones que dominaron el siglo pasado y que se basan en las prácticas economicas surgidas en el siglo XVI para justificar la explotación que nos han conducido a la esclavitud asalariada y el desempleo permanente del presente”.

“Este régimen se lucra y acumula ganancia del trabajo ajeno. Por eso el discurso del padre de la independencia de Guinea-Bissau, Amílcar (Lopes) Cabral, al preguntarsele sobre qué sistema económico que informaba su visión independentista, contestó que hacia un sistema donde nadie viviera del trabajo ajeno, sino del propio”.

“Existe un nuevo imperialismo (de monopolios económicos, militares, culturales y mediaticos), que se llama globalización. La explotación ahora se acrecienta bajo la imposición militar y la violencia diaria. Según A. Zamora (nicaragüense) y A. Borón (argentino) estamos en medio de una guerra finaciera, militar y tecnológica entre los poderes tradicionales representados por Estados Unidos y la Unión Europea por un lado, y por otro la visión geopolítica representada por China, Rusia, Irán, India y Venezuela”.

“Estos enfrentamientos ponen a los puertorriqueños en desventaja porque lo que impacte a Estados Unidos nos va a afectar sin nosotros poder determinar una ruta propia a seguir”, señala Santiago-Valles. “La posibilidad de explicar los eventos que están ocurriendo en el mundo nos ayudarán a entender los problemas que enfrentamos y las consecuencias que tendrán sobre estas islas”.

“Ello nos obliga a mirar a nuestros vecinos. El Caribe se transforma si examinamos la historia de sus naciones cimarronas, y se aprende con la creatividad de sus poblaciones”,

asegura el científico social “Mientras los puertorriqueños estamos paralizados, los guadalupeños, haitianos, jamaiquinos, granadinos y surinameses se rebelaron y se rebelan no solo inventando soluciones a sus problemas, sino estableciendo instituciones paralelas para enfrentar el empobrecimiento económico y la desigualdad”.

“Tales proyectos se organizan a partir de decisiones que se practican a diario. No podemos obedecer leyes que van en contra del bienestar general. Hay que establecer un boicot luego de crear instituciones paralelas, enfatiza Santiago-Valles. “Cuando el sistema de instrucción falla hay que crear una educación comunitaria que potencie la autosuficiencia entre los jóvenes; en vez de cárceles busquemos poner fin a las causas estructurales e institucionales que conducen al crimen de subsusitencia. La respuesta está entre las clases excluidas de las decisiones que organizan nuestra vida diaria, no en la adminstración colonial ni en la ocupacion militar que se lucran (ambas) del desorden existente”.

“Nos beneficiaríamos mucho cuando miramos a los vecinos y las soluciones que estos han implementado para enfrentar una crisis compartida, potenciando la técnica, la imaginación, la inventiva, la generosidad y la solidaridad”. En este momento de la conversación con Santiago-Valles, este rememora otro Puerto Rico donde estos términos también describían a los puertorriqueños.

“Hoy estamos divididos y esta división nos ha sumido en una fricción artificial. Lo importante aquí es definir - mediante una pedagogía de la práctica - cuales son las causas de nuestros problemas diarios, identificar medios para superar los obstaculos, y verificar las soluciones imaginables mediante acciones directas y colectivas”.

“Puerto Rico necesita un proyecto (en defensa propia) de autosuficiencia cultural, mediática y económica. Los partidos electorales no tienen la solución porque se han acostumbrado al estado de la cuestión”, señala Santiago-Valles. “Aquí se necesita un modelo alterno de país con propuestas que adapten las lecciones de la Diaspora Africana a una realidad que todavía no es nuestra”.

“Este modelo se construye preguntándole a la gente: ¿Qué es necesario para ser feliz, sin tener que pedir permiso? Entonces se puede organizar un pais alterno basado en conversaciones donde se cuestionan las premisas y las definiciones que damos a las palabras con las que nos explicamos. Todos merecemos un acceso democrático a la felicidad como practica conciente de lo colectivo”.

W. F. Santiago-Valles es un profesor de historia cultural y economía política retirado de Western Michigan University desde 2013. Desde el año 2002 hasta el presente ha coordinado un proyecto educativo con la Universidad Nacional de Senegal en Dakar con la participación de tres facultades: Salud y Servcios Sociales, Pedagogía y Ciencias Sociales. El proyecto investiga las consecuencias de la globalización en África Occidental y sus similitudes con el impacto que tienen las mismas politcas publicas impuestas por los fondos buitres, y prestamistas internacionales, sobre estados y ciudades estadounidenses. Alli en Dakar da clases en el Laboratorio de Estudios Africanos, y en la Universidad de Michigan-Dearborn ahora en el Departamento de Historia, y en el Programa sobre la Diáspora Africana.