Vie09202019

Last update07:52:58 AM

Walter, segunda novela de Carlos Daniel

  • PDF

altYa hace épocas en las que el cine atrae más atención que la literatura escrita, y no es sorprendente que encontremos a autores que dominan los dos medios. Carlos Daniel, un autor cuya preparación principal es la cinematografía, se ha embarcado en el mundo de escribir prosa teniendo en mente el cine como guía.

Sus escritos son fácilmente transformados en guiones de cine, y el uso de símbolos traducibles a una pantalla abundan. No son novelas frívolas al ser muy visuales. Piensen en el renombrado autor argentino Manuel Puig. Su novela más conocida, La mujer araña, una joya de novela, lee como un guión de cine.

Pronto saldrá de la imprenta la nueva novela de Carlos Daniel, llamada Walter, un relato sobre un hombre tan atrapado por su propia riqueza y materialismo, que le es casi imposible sentir amor por el prójimo ni darle importancia a los detalles de la vida que nada tienen que ver con el dinero. El personaje, Kaell Márquez, por cosas del destino, descubre los buenos sentimientos cuando se convierte en tutor de un niño confinado a una silla de ruedas, víctima de una enfermedad degenerativa. Carlos Daniel confecciona novelas sobre cómo los seres humanos se recapacitan y se transforman. A Kaell se le acaba de morir su padre y pasa unos días de total derroche de dinero para apetecer sus gustos. Ante el evento de muerte de su progenitor, se sumerge en el alcohol y la lujuria. Borracho causa un accidente en que le desbarata el automóvil a una señora muy mayor, causándole daños físicos. El juez que ve su caso le ordena hacer servicio a la comunidad, y lo refiere a una asilo de niños. Es ahí que se transforma cuando es nombrado tutor de Walter, un niño de 10 años a quienes los directores del asilo no le dan mucho de vida debido a su enfermedad.

A través de la novela se transforman las vidas de ambos, la Kaell al descubrir el apego a niño y una relación cercana a una mujer. Walter, por otra parte, se topa por primera vez con alguien que no lo trata con pena. Al niño le fascinan los globos porque quiere comparar “la presión del globo con las emociones de las personas”. A Walter le gusta la ciencia, y constantemente se entretiene con sus varios “experimentos”.

Para pronunciar el símbolo de globo, Carlos Daniel titula los capítulos “globos”, por cierto de un color distinto por cada capítulo. El globo y sus colores al flotar al cielo significa para mí belleza y un medio para que cada persona lleve su vida con júbilo y esperanza. Estos al elevarse representan aspiraciones y metas. Nadie en el asilo cree que Walter por su enfermedad pueda aspirar a ninguna meta como si a este niño lo que le queda no más es vivir día a día esperando la muerte.

Kaell se encariña con Walter y logra ponerlo a jugar béisbol desde su silla de ruedas. El niño adora el béisbol, mientras que Kaell es generalmente ignorante de ese deporte. Hay un momento gracioso en la novela en el que Kaell va a comprarle al niño un guante de béisbol, pero desconoce que estos se diferencian dependiendo de si uno es derecho o zurdo. En síntesis, Kaell se empeña en adoptar al niño, y no les cuento más nada para que tengan más deseos de comprar una copia y leerlo.

Para Carlos Daniel, la idea de escribir el libro tuvo sus inicios cuando en una actividad se le acercó un niño en una silla de ruedas que estaba vendiendo chocolates. Después de comprarle una barra u otra se lo encontró de nuevo detenido frente a un piscina que había en el local viendo a un grupo de otros niños jugando en la piscina.

Carlos Daniel le explicó en una entrevista a El Post Antillano que al crear un relato visualiza primero la trama, y después crea los personajes, que para él se encuentra el verdadero proceso de creación. Cita al novelista Stephen King cuando al este pronunciar que son los personajes los que permanecen en la mente a los lectores cuando la trama se olvida o se parece a otras.

Sus lecturas son primordialmente bestsellers, que utilizan el suspenso ante un final sorpresivo. Para dar un ejemplo, uno de sus favoritos autores es Robert Ludlum, cuya novela The Bourne Identity fue llevada a la pantalla grande. De esta novela Hollywood creó más capítulos fílmicos o secuelas.

Ya Carlos Daniel está comenzando una tercera novela. Walter es su segunda. El primero de agosto se presentará su libro en el Cobian Plaza en Santurce. Será la primera de ocho presentaciones.