Jue09192019

Last update10:56:02 AM

Exitosa jornada del Festival de las Flores 2019

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Ayer culminó la edición 2019 del Festival de las Flores en Aibonito. El evento, uno de fundación de país, por espacio de 10 días ofreció lo mejor de la agricultura ornamental, y algo de productiva del país, así como un puesta artística de primera reputación. Por 51 años consecutivos esta apuesta se ha realizado de forma exitosa en el centro de la isla.

Aibonito es la capital floral de Puerto Rico desde finales de la década de los 60 del siglo pasado. La temperatura fresca, sus hermosos parajes, los viveros florales, el calor humano de su gente y su hermosa arquitectura que engalana el pueblo lo han encumbrado como centro de peregrinaje para los amantes de las flores. Todos los años entre finales de junio y principios de julio se celebra el Festival de las Flores.

La fiesta floral dura diez días, pero el recuerdo de la belleza perdura en el alma de la concurrida asistencia que impacientes esperan el festival del año próximo. Este año, el festival fue producido por Moreno Enterteinment. Hubo kioscos de exposición tanto dentro del perímetro de la feria como en las afueras. Artistas como El Gran Combi, Limite 21 y Elvis Crespo deleitaron al público que asistió al festival.

Las reinas en las ventas este año fueron los girasoles, las amapolas y las suculentas.

Douglas Candelario ofreció varias charlas que fueron muy concurridas. La gente lo bombardeaba con preguntas sobre sus jardines y cultivos. Otros compraron las semillas y libros del reconocido agrónomo.

Entre los kioscos de comida y dulcería este año se destacó el de ventas de merengues y galletas de jengibre. Simplemente, ¡deliciosos!

La payasita Risitas hizo el agosto de los niños. Risitas colorea los rostros infantiles dejando caritas alegres. Los chicos disfrutan mostrando las figuras de sus personajes favoritos que Risitas les pintaba en sus cachetes. Los personajes más solicitados este año fueron Wonder Woman y Spiderman.

En Puerto Rico los festivales se han ido proliferando en los últimos tiempos. No hay comida, cosa u evento que no se celebra con un festival, pero el de las Flores es único y se ha constituido en una tradición puertorriqueña.

El Festival de las Flores nació el último fin de semana de junio de 1969. La actividad fue exitosa desde su primera edición. En ese entonces, la entrada al festival costó una peseta, $0.25. Unas 20,000 asistieron a los tres días de ese primer evento que dio inicio a una tradición. El festival nació en un predio de la carretera 14 que rodeaba una casita que más parecía una ermita. Los organizadores no esperaban más de 5,000 personas a ese evento, cabida máxima del lugar, pero se rompieron todas las expectativas.

Desde que se fundó en el 1969 el Festival de las Flores, el laudable propósito ha sido dar a conocer información técnica y el uso de la flora puertorriqueña. Las flores en aquel entonces, como hoy día, eran una fuente de trabajo y producción en Aibonito. Cinco floricultores las sembraban en escala comercial, a saber: Rafael M. Días (QEPD), Rafael Benítez (QEPD), Enelia Comas (QEPD), Hipólito Díaz (QEPD) y Stanley Miller (QEPD). Para aquella época la industria de las ornamentales aportaba aproximadamente $2.5 millones al ingreso bruto agrícola de Puerto Rico. Es por tal razón que se consideraba esta actividad capaz de aumentar las bellezas naturales de nuestra Isla, así como aumentar los ingresos de los floricultores que se especializarán en ésta área de la agricultura. Actualmente hay en Aibonito más de 40 floricultores en escala comercial que están generando empleos y ganancias por muchos millones de dólares.

La gran acogida que el festival tuvo durante los primeros años motivó a sus organizadores, el Club de Leones de Aibonito, a buscar un lugar más grande donde realizarlo, logrando en 1974 celebrarlo en un predio de 10 cuerdas de terreno, en la Carretera 722 del Barrio Rabanal.

En el 1975 se compraron quince (15) cuerdas a la Sucesión Pont Flores a pagarse en cinco (5) años por 50 mil dólares. Actualmente el Festival de las Flores consiste de veinticinco (25) cuerdas de terreno. Con un préstamo de $100,000 equiparon el lugar con 20 instalaciones para vender plantas y alimentos, 10 casetas para exhibiciones, y una tarima de madera.

Hasta el 1995 el Festival de las Flores de Aibonito, Inc. operó como una corporación con fines no lucrativos, organizada y conforme a las disposiciones de la Ley General de Corporaciones para el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, aprobada el 9 de enero de 1956. A partir del 1 de enero de 1996 el Festival de las Flores de Aibonito, Inc. se rige por la Ley General de Corporaciones de 1995 como una Corporación sin fines de lucro privada.

Desde su fundación eI Festival de las Flores de Aibonito se ha honrado en presentar un evento anual cultural y recreativo. Visitantes, tanto locales como del extranjero, se deleitan de la naturaleza y las bellezas florales dentro de un marco de interacción social, tan importante para mejorar nuestra calidad de vida. El tradicional Festival de las Flores ha promovido la unidad familiar, de manera que se atesoren los valores humanos a través de las bendiciones más simples de la vida, pero que tanto sentido tienen, como son las flores, símbolo de vida que emerge de la tierra misma.

Actualmente el Festival de las Flores cuenta con veinticinco (25) cuerdas de terreno donde se ubican cincuenta y cuatro (54) espacios y/o pabellones, una (1) sección de oficinas, un (1) amplio salón de usos múltiples con cocinas, baños y área recreativa, cincuenta (50) unidades sanitarias, tres (3) almacenes, siete (7) cubículos para la venta de taquillas, dos (2) áreas de estacionamiento con cabida para más de tres mil (3,000) vehículos, un (1) sistema que almacena aproximadamente cincuenta y cinco mil (55,000) galones de agua, trece (13) cocinas, treinta y cuatro (34) pabellones para exhibición de jardines, doce (12) espacios para la venta de comidas y bebidas, un (1) dispensario para los primeros auxilios, una (1) tarima permanente, múltiples techos típicos, árboles debidamente rotulados y muchas otras atracciones naturales.

El encanto que las flores imparten al hermoso escenario natural de Aibonito a través del Festival y la visita de miles de personas que cultivan y aprecian estos obsequios que el Creador nos ofrece, hacen de este evento desde sus orígenes uno de los más esperados por todos.

La historia del Festival de las Flores de Aibonito es testimonio de la creatividad puertorriqueña, su profundo amor a la campiña boricua y del potencial económico que se puede lograr si utilizamos adecuadamente nuestros recursos y talentos.

El Festival de las Flores es un homenaje a la flora que engalana nuestra Patria, pero es también un reconocimiento a los hombres y mujeres que cultivan la tierra. Asistir al Festival de las Flores de Aibonito es una misión que todos los puertorriqueños debemos incluir en nuestro devenir por la existencia. Invitemos a amigos y familiares desde ahora para decir presentes en la edición del Festival de las Flores de Aibonito 2020.