Lun02172020

Last update01:24:57 PM

La invasión del 1898 es el inicio del desmantelamiento de la Nación Boricua

  • PDF

alt(San Juan, 12:00 p.m.) Ese penoso Consejo Ejecutivo de la ley Foraker era en la práctica, junto al Gobernador, árbitro supremo de la isla y sus intereses. Representaba la más clara negación de los principios democráticos que representaba la República de E.EU.U . Entonces el interés de esa época en E.E.U.U. no fue otorgar libertades al pueblo de Puerto Rico; sino proteger el oro de la época ,que era la caña. Dicho cultivo se convertiría en una industria absentista.. No le interesó proteger al agricultor puertorriqueño. Por ello el gobierno americano en la isla lo primero que hizo fue dividir la isla en 4 zonas azucareras , imponer contribuciones a la propiedad, que no existía en tiempos de España , eliminar el crédito y devaluar nuestra moneda. Todo ello causó un éxodo sin precedentes y un trauma a la economía del país . Y esto lo condenó indignado y con furia LMR.

La Dra. Lolita Luque en su libro sobre la Ley Foraker abunda sobre el tema. De acuerdo a unas declaraciones de Hollander que reproducía el periódico La Democracia el objeto del proyecto era forzar a los propietarios pobres vender sus fincas o abandonarlas a otros más afortunados.

Señalaba LMR en La Democracia : Después del ciclón y la crisis económica porque viene atravesando este país, poco son los agricultores que pueden resistir, el Bill Hollander. La mayoría tendrá que entregar sus propiedades a los trust americanos ya se deben estar formando para comprar a Puerto Rico .y prosigue Luis Muños Rivera escribe desde La Democracia.

“Hay un americano , Mr. Hollander, partidario de la asimilación a todo trance viene a facilitar el camino sí se aprobara su Bill, antes de un lustro la mayoría de las fincas habrían pasado de mano de los puertorriqueños a los continentales . Estos una vez afincados serían los dueños absolutos del país: y tras la emigración de braceros que ha empezado, vendría la de los propietarios y tras estas la emigración de todas la clases sociales. El Bill Hollander es pues el primer puntapié con que se ha de arrojar de este país a un pueblo y a una raza “.

En 1904 Luis Muñoz Rivera en otro artículo tremendo ante la destrucción que palpa en el país, le pide a todos los puertorriqueños que se unan, y miren de qué modo triste la pobreza cunde en el país y se aclimata la juventud, mientras se abre el sitio a la gente forastera. Solicita que no cierren los ojos a la evidencia de los hechos.

Y relata LMR con desgarradoras palabras, tan temprano como en el 1904 al describir el aterrador panorama de la industria agrícola en el país:

“De las ciudades y los campos se alza el rumor de un descontento sordo y profundo o el clamor de una protesta que ya no cabe en los moldes de nuestra mansedumbre legendaria. La agricultura paga jornales exiguos porque la producción no basta para compensar al trabajador; el comercio no era ya refaccionista porque perdió inmensas sumas en la crisis que le agobia; no hay crédito, los negocios marchan con lentitud abrumadora, el hambre, que no existió nunca en nuestra isla, existe dondequiera, en el litoral lo mismo que en el interior. Las fincas que representaban valores inmensos representan valores ridículos. Familias que en el 1898 vivían en la opulencia en 1904 mueren sobre harapos de indigencia. El malestar engendra la emigración, y a Hawái, a Yucatán, a Cuba y a Santo Domingo van los infelices braceros buscando el trozo de pan que Puerto Rico les rehúsa."