Mar08222017

Last update04:38:01 PM

El PNP en la defensa del territorio colonial, dice ¡no a la junta!

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Desde hace unos días el Partido Nuevo Progresista (PNP) ha cambiado su estrategia en cuanto a la Junta de Supervisión, Administración y Estabilización Fiscal de Puerto Rico (conocida como la Junta de Control Fiscal). En dicho cambio de dirección, el PNP se plantea como parte de un gobierno, que está dispuesto a luchar por el bienestar de su pueblo, y confronta abiertamente a la junta en los poderes reales o no que ésta tenga a partir de la ley que la crea, la Ley PROMESA.

En declaraciones vertidas por el gobernador Ricardo Rosselló en el día de ayer, o por su representante ante la junta, Elías Sánchez, quien le envió una carta aclaratoria al presidente de la junta, José Carrión III, estos se expresan abiertamente que no tienen que enviar toda legislación ante la consideración del cuerpo rector. Es un desarrollo novel, pues, y como hemos señalado en El Post Antillano, al gobierno de turno dirigido por el PNP le va la vida en este momento. De imponerse, por vía de la junta, medidas correctivas económicas que laceren aún más el bienestar del pueblo, lo que entra en juego entonces es un conflicto con los planes políticos del propio partido en el gobierno, el PNP.

El PNP ha decidió realizar un referendo el próximo 11 de junio, en el cual se vote entre estadidad y formas de soberanía política (independencia o libre asociación). Ante este cuadro, y en la tradición política del país, si la situación económica sigue apretando, el PNP sabe que el voto de castigo se puede imponer, lo cual es contrario a sus intereses. Por eso, el cambio de dirección que han tenido con la junta, y su comportamiento confrontaiconal en este momento.

El nacionalismo territorial, y de forma implícita en la defensa del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, que hace hoy el Partido Nuevo Progresista es, sin lugar a dudas, importante, pero también contradictorio. Importante, pues toda fuerza que cuestione la relación colonial y nos separe de Washington, hay que examinarla y apoyarla, aunque sea críticamente.

Pero, por otro lado, es contradictorio, pues en este nacionalismo inconcluso, lo que ellos intentan hacer es adelantar su propia agenda política a favor de la anexión a los EE.UU. Pensemos qué hacer.