Vie08182017

Last update05:14:52 PM

La conexión China en el Caribe y América Latina

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) La República Popular China se estableció en el año 1949, luego del triunfo de los comunistas en la prolongada guerra civil entre comunistas y nacionalistas que duró desde 1927 hasta 1949. Mao Zedong, Presidente del Gobierno Popular Central, proclamó su fundación.

Durante dos décadas, China se dedicó a establecer su dominio con importantes cambios sociales en todo su territorio y permaneció casi cerrada al comercio exterior. Luego incrementó exponencialmente su comercio exterior. La economía de mercado socialista es la forma económica que se practica en la República Popular China, conocida como "socialismo con características chinas". En esta economía compiten libremente las empresas estatales como las de dominio individual o corporativas. Por el éxito en sus exportaciones e importaciones, su economía se convirtió en la segunda mayor del mundo. Sus principales socios a los que exporta sus productos son

Estados Unidos, Japón, Hong Kong y Corea del Sur. Sus principales socios importadores son Corea del Sur, Japón, Taiwán, Estados Unidos, Australia y Alemania.

El comercio con América Latina y el Caribe ha ido en aumento, aunque todavía queda mucho espacio para aumentar. China se ha convertido en un destacado importador y consumidor de productos básicos de gran interés para América Latina y el Caribe. Durante la última década, las relaciones entre América Latina y China tuvieron un período de alto dinamismo, impulsadas por el crecimiento económico de China y su mayor inserción global. Aunque como en casi todos los países, el crecimiento de la economía China ha desacelerado, su comercio sigue siendo muy importante en los países latinoamericanos. El comercio entre China y América Latina es muy importante en sus relaciones socio políticas, lo que ha llevado a la negociación de tratados de libre comercio (TLC) con Chile, Perú y Costa Rica, así como a diversos acuerdos de inversión con sus socios en la región.

La cooperación económica entre China y América Latina es un eje fundamental en el desarrollo de sus relaciones políticas y económicas. China ha aumentado esta cooperación, construyendo o cofinanciando numerosas obras en la infraestructura de estos países sobre todo en la industria petroquímica, la minería y el sector agrícola. China ya se ha convertido en la mayor importadora de petróleo del mundo.

Con una producción interna de cuatro millones de barriles por día, el país importa 6,4 millones de barriles diarios para mover su economía. Las compañías petroleras chinas recurren a diferentes formas de cooperación energética con América latina para obtener petróleo crudo. Esta cooperación se manifiesta en inversión, préstamos, financiamiento y construcción a cambio de petróleo Estas empresas petroleras chinas han adquirido principalmente derechos de yacimientos en América Latina por medio de la compra de intereses en empresas petroleras en Venezuela, Ecuador y Brasil.

China ya es el segundo principal origen de las importaciones de la región latinoamericana y el tercer principal destino de sus exportaciones.

Las principales exportaciones de América Latina hacia China son Poroto de soja, Minerales de hierro y sus concentrados, Minerales de cobre y sus concentrados, Petróleo, Cobre refinado y otros.

En términos geopolíticos, este aumento de comercio con China contribuye a romper la dependencia política y económica de los países latinoamericanos con Estados Unidos.