Jue10192017

Last update01:02:57 PM

La Junta “asalta” la Universidad de Puerto Rico

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Si algo nos dejó el presidente de Estados Unidos Barack Obama junto al Congreso, fue la Junta creada por la Ley PROMESA la cual, reafirma el colonialismo en Puerto Rico y toma control sobre las finanzas del país. Aunque no está consignado en la ley, su fin es que se encargue de que Puerto Rico pague rápidamente la deuda que el país tiene con los bonistas de Wall Street. Esta deuda fue creada irresponsablemente por las últimas administraciones de Puerto Rico, aunque pertenecieran a diferentes partidos políticos. Al dinero tomado prestado se le dio un uso inapropiado incluyendo el cuadrar el presupuesto y pagar la nómina gubernamental.

Este organismo ha impuesto una política fiscal de austeridad, contrario a lo que recomiendan reconocidos economistas, incluyendo al premio nobel Joseph Eugene Stiglitz. Este laureado economista ha dicho que las políticas fiscales esgrimidas por la Junta, agravarán la crisis económica del país. La reducción en las pensiones, la reducción de los salarios de los jóvenes, la reducción a sólo 4 días mensuales de trabajo a los empleados gubernamentales, la reducción del bono de Navidad y el incremento en los impuestos, afectarán negativamente el comercio, debilitando el consumo. Estas medidas de austeridad causarán graves daños debilitando el mercado puertorriqueño.

La educación superior es necesaria en todos los pueblos del mundo para lograr su progreso. En la sociedad puertorriqueña es uno de sus principales valores y aspiraciones. Todo padre y madre, aunque no sean universitarios, quieren que sus hijos asistan a la Universidad para que se conviertan en profesionales.

De todas las instituciones en Puerto Rico, la más afectada por la Junta, será la Universidad de Puerto Rico. Contrario a lo que recomiendan la mayoría de los economistas, que señalan la necesidad de aumentarle los recursos a la Universidad en tiempos de crisis económica. De esta forma estas instituciones se convertirían en líderes de la recuperación económica del país.

La Junta de Supervisión Fiscal ha ordenado un corte de $450,000 mil dólares a la Universidad. Esta reducción en su presupuesto, representa una 1/3 parte de sus recursos económicos. De esta forma se afectarían la docencia, los servicios a la comunidad y lo que es peor, la investigación. Altos funcionarios de la institución han dicho que, con estos recortes presupuestarios, “matarían” la Universidad de Puerto Rico, al menos tal como la conocemos.

Bajo ningún concepto debe permitirse esta enorme reducción presupuestaria. Esta Junta extranjera no conoce nuestra idiosincrasia. Es sumamente necesario todo tipo de protesta legal contra la Junta, exigiendo que se le reponga a la Universidad ese dinero, incluyendo su fórmula presupuestaria y todos sus recursos originales. No hacerlo representaría una complicidad con ese organismo. El progreso de la Universidad de Puerto Rico, es el progreso de nuestro país.

Nuestros jóvenes cuentan con nuestra Universidad. No le podemos fallar. Es hora de ofrecerle todo lo que merecen para tener un futuro mejor en nuestra patria.