Sáb11182017

Last update08:57:06 PM

Serie Especial: Portobelo - luego de la esclavitud, seguimos siendo pobres

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Visitar el poblado de Portobelo en Panamá, es volver al pasado. En particular, al pasado cuando las poblaciones esclavizadas de África, fueron forzosamente sustraídas de sus etnias-territoriales, y forzadas al trabajo involuntario llamado por el nombre del régimen de la esclavitud. Abolido dicho régimen en casi toda América Latina al paso de la independencia nacional en el Siglo 19, Panamá, como otros países guarda una relación confusa con el cierre de una etapa y el comienzo de otra.

En el caso de Panamá, el cual era un territorio compartido de país con Colombia, se abolió la esclavitud formalmente en el 1851. Ahora, las manifestaciones de regímenes esclavistas continúan entrado el Siglo XX, donde en la construcción del Canal de Panamá, existían formas y maneras regímenes de trabajo forzado, en particular con las poblaciones orientales (los llamados chinos), que participaron en el régimen conocido en inglés como el indenture. Un tipo de esclavitud por período limitado de tiempo, sujeto a la realización de una obra, jornada o gestión.

Ahora bien, volver a Portobelo, por segunda vez en menos de un año, es pensar que las comunidades negras que viven aquí, como también las indígenas, viven de forma diferenciada a las poblaciones blancas, nacionales o foráneas, que han hecho de este poblado su destino de vida.

Cuando pensamos en el régimen esclavista, debemos pensar que, en ese momento, la acumulación en dinero, capital inmobiliario y en capital tecnológico, radicaba en las manos del hombre y la mujer blancos, mulatos o negros-libertos propietarios de esclavos. Entonces, al concluir la esclavitud, sea en el 1851 o en el 1903, el proceso primario de acumulación no estaba en las manos de esas personas entonces “liberadas”. Radicaba en las personas que los hicieron trabajar involuntariamente.

El caso de Portobelo es evidente. Las poblaciones afro-descendientes viven en un nivel de marginalidad económica, impresionante. El desempleo o la falta de empleo, dos asuntos distintos, es mayor en ellos que en otras poblaciones aquí co-existentes. Pero más que nada, las formas primarias del capital, es decir, la tenencia de la tierra, no es un factor que les permitió a ellos acumular de igual forma que los terratenientes o latifundistas y su descendencia. El proceso es desigual.

Hoy en Portobelo, los nuevos colonizadores, los propietarios del régimen de capital inmobiliario, compran tierras, sobre todo las que están pegadas a la orilla de la bahía, para hacer pequeños hoteles, donde los afro-descendientes viven como empleados. Es decir, otro régimen de trabajo desigual, aunque remunerado, que los deja en la pobreza. Pensemos.