Salarios astronómicos a los empleados de la Junta de Control Fiscal

(San Juan) Mientras los puertorriqueños nos ahogamos en la pobreza, la pobreza extrema y la llamada clase media desaparece, los funcionarios de la Junta Imperialista de Control Fiscal y algunos del gobierno de Puerto Rico ganan más que el 98% que nuestra población. La imposición de esta Junta “Imperialista”, vino como resultado de la faraónica deuda de $70,000.00 millones de dólares que distintos gobiernos de Puerto Rico contrajeron.

El salario que se le paga a la ex ministra de finanzas de Ucrania, como directora ejecutiva de la Junta de Control Fiscal, con cargo a la nómina del gobierno de Puerto Rico, es de $625,000 dólares. Éste “salario” no incluye sus gastos personales, de viajes, automóvil, chofer, vivienda y otros gastos en que incluya la funcionaria federal. Mientras, el gobierno de Puerto Rico se vio obligado a someter a la Junta un plan fiscal a cinco años que incluyó recortes en salud, educación, reducción de salarios en el sector privado a nivel de entrada, la reducción de “servicios no esenciales” la reducción en pagos de pensiones y el cierre de 179 escuelas. Además, el gobierno recomendó un recorte de $520 millones a 10 años del subsidio de la Universidad de Puerto Rico, lo que conllevó a una prolongada huelga estudiantil.

La Junta goza de un presupuesto multimillonario. Este alto presupuesto no es fiscalizado por ninguna entidad del gobierno de Puerto Rico o del gobierno federal. Sabemos de los altos salarios que paga a sus funcionarios y de los escandalosos contratos de asesoría legal y financiera.

En muchas ciudades el gobierno de Estados Unidos ha impuesto juntas como ésta, debido a quiebras o deficiencia de fondos gubernamentales. Los casos mejor conocidos son los de Detroit, New York, Filadelfia y Washington D. C. En Puerto Rico la Junta representa, el ejercicio más descarnado del colonialismo y del capitalismo salvaje que se impuso a Puerto Rico desde finales del Siglo XIX.

Los empleados bajo contrato que tiene la Junta a tiempo completo además de su “directora ejecutiva,” quien cobra $625,000.00 mensuales, otros empleados cobran más de $200,000.00 y los asesores legales y financieros que cobran cifras astronómicas.

El propósito real de esta junta, es cobrarle lo prestado a Puerto Rico, sin importar cómo, en beneficio de los bonistas que prestaron en muchas ocasiones "fondos buitres" al gobierno de Puerto Rico. Como se sabe, este tipo de préstamo es difícil o imposible de pagar, dada las condiciones impuestas por el prestatario.

Prestigiosos economistas a nivel mundial han señalado que las decisiones de política económica tomadas por la Junta, son equivocadas. Las mismas llevarán a los trabajadores puertorriqueños a niveles paupérrimos en términos económicos y sociales. Estas medidas tendrán como consecuencia inmediata una alarmante reducción del consumo. Esta situación colocaría nuestra economía al borde de una depresión económica.

Es un imperativo que el pueblo puertorriqueño rechace este organismo imperial. Su apoyo representaría una actitud de alta traición a nuestra patria. ¡A rechazarla pues!