Sáb09232017

Last update04:05:48 PM

Cómo entender la ciencia de la meteorología

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) La meteorología es el estudio científico de las condiciones atmosféricas, enfatizando en los procesos del tiempo y su pronóstico. Se trata de analizar las condiciones atmosféricas que estarán presente dentro de un corto período de tiempo no mayor de dos semanas. Su estudio está basado en los posibles cambios o interacción de múltiples variables, principalmente, la temperatura, la radiación solar, el vapor de agua, la precipitación, la humedad relativa, la presión atmosférica y otras. En la meteorología se utilizan variables expresadas matemáticamente para el desarrollo de modelos computadorizados.

En el pasado todos estos cálculos se hacían manualmente para desarrollar estos modelos. En nuestros días la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) (Principal agencia meteorológica de Estados Unidos y una de las mejores del mundo) obtiene los datos meteorológicos a través de los satélites (TRMM, GPM, Aqua, Terra, Suomi NPP, CloudSat, CALIPSO, y CYGNSS).

Se diferencia de la climatología, la cual es una rama de la geografía, en que ésta es igual a los promedios de la sumatoria de los estados del tiempo durante un prolongado período, generalmente de 30 años o más. Se trata de estudiar a largo plazo, las condiciones atmosféricas de un lugar o zonas específicas. Este estudio es muy importante para la agricultura y otras actividades económicas.

El origen de la meteorología lo podemos trazar hasta la Antigua Grecia, hasta Aristóteles. Este gran pensador hizo múltiples observaciones sobre el tema de las ciencias atmosféricas como sus teorías sobre el planeta Tierra. Las misma Incluyeron observaciones antiguas sobre el agua, la evaporación, fenómenos climáticos, terremotos, entre otros. y las recogió en su Tratado de Meteorología, el primero escrito sobre este tema. Toda esta información se conservó a través de las traducciones musulmanas y no fueron afectadas por el llamado “obscurantismo” de la Edad Media.

Los romanos y alemanes contribuyeron desarrollando instrumentos de medición de variables como el anemómetro y el termómetro de Mercurio. Estos instrumentos y otros contribuyeron al desarrollo científico de la meteorología, incluyendo el telégrafo que permitió la transferencia de datos entre las distintas oficinas meteorológicas, lo que permitió desarrollar isotermas e isobaras.