Sáb11182017

Last update08:57:06 PM

El costo social del huracán Irma

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Los costos sociales consisten en el beneficio que deja de percibir la sociedad o el gravamen que ella sufre, por la ejecución de una determinada actividad económica proveniente del Estado, los individuos o de la naturaleza. Estos costos se producen y aumentan en caso de fenómenos naturales que afectan la sociedad y su ambiente, como en el caso de huracanes, inundaciones, terremotos, erupciones volcánicas, lluvias o sequías extremas y tsunamis, Los costos sociales no están equitativamente distribuidos en la colectividad. Son los sectores más desafortunados los que usualmente soportan el mayor peso de ellos.

En el mundo contemporáneo uno de los más altos costos sociales, es el de la degradación del medio ambiente a causa de las tareas económicas. Aunque los recursos de la naturaleza no se consideran como activos productivos, un país puede encaminarse a la bancarrota por el deterioro de ellos. Durante la ocurrencia de una catástrofe, el medio ambiente puede sufrir daños de gigantescas proporciones. Se puede crear un desbalance entre los distintos ecosistemas, lo que redundaría en perjuicios para determinada población. Méndez Morales, (2001) en su tratado de Economía y empresa señala como costos sociales: la escasez de alimentos, la falta de productos básicos, la escasez de medicinas y otros bienes importantes socialmente, el insuficiente abastecimiento de agua potable para la población, el encarecimiento de los productos básicos y los cambios de hábitos del consumo.

El cambio climático tiene como efecto que los eventos hidrometeoro lógicos sean cada vez más recurrentes y de mayor magnitud. Al considerar los desastres producidos por estos fenómenos meteorológicos, no podemos señalar que su causa sea solamente natural. La pobreza creada por los seres humanos y las condiciones vulnerables de grandes sectores poblacionales abonan para producir las catástrofes.

Con el paso del poderoso huracán Irma (Cat. 5) cerca del Noreste de Puerto Rico, el país sufrió fuertes vientos de tormenta tropical, acompañados de ráfagas huracanadas en algunos lugares. Como medida de precaución el gobierno de Puerto Rico suspendió las clases en primer lugar y cerró operaciones no indispensables y necesarias durante varios días. Muchas empresas privadas también cerraron, pero por menos tiempo. La paralización de muchas actividades económicas y la prestación de servicios públicos, dispararon los costos sociales recibidos de forma directa por el paso cercano del Huracán Irma. A casi una semana de este evento no sean podido cuantificar los costos directos y costos sociales causados por Irma. Con la experiencia acumulada sobre los huracanes y por la información oficial brindada por el gobierno, Puerto Rico se preparó ante esta amenaza. No obstante, el país sufrió mucho daño en su infraestructura: Daños a viviendas de madera, caída de sistemas de energía y agua, interrupción en las carreteras por el derrumbe de árboles y terrenos, inundación y erosión de zonas costeras, fallas en aparatos generadores de electricidad para una comunidad y la interrupción de servicios médicos,

No cabe duda que nuestra gente pobre pagará o sufrirá el embate de estos costos sociales.