Se las inventan buscando oportunidades de negocio: las tablas de lavar

alt(San Juan, 11:00 a.m.) La familia Cabanillas de Bayamón, se las ha inventado para buscarse un “peso” en medio de la vorágine de falta de trabajo, iniciativas empresariales públicas o privadas, y sobre todo ante la crisis de distribución de bienes de consumo primario en el país. Ellos, entre el abuelo, el padre y el hijo, tres generaciones de Cabanillas, volvieron a un momento del pasado: confeccionar tablas de lavar ropa, las cuales, una vez puestas a la venta desde el pasado domingo, han probado ser un soberano éxito.

El padre, Josué Cabanillas, es maestro de escuela. No obstante, en el clan familiar, se había conversado de unas tablas, que en el “Puerto Rico del ayer” se utilizaban para limpiar lavar ropa. Así las cosas, su hijo, Yassir, sin clases en la escuela pública especializada de artes, la Pablo Casals de Bayamón, escuchó la historia que su padre comentaba, y tuvo la idea de convertir su ocio en negocio. Vio la oportunidad.

Donde entró el abuelo, el único que no se encontraba ayer vendiendo, fue en diseñar y confeccionar el producto en distintos formatos. En pino, en plástico, y en otros elementos, que permiten una variedad de precios entre $15 a $20 dólares la tabla. El domingo, cuando la operación inició. Vendieron 10. Ha sido todo un éxito que los tiene moviéndose en la dirección de la productividad.

Entonces, en momento de crisis económica, para salir de la presente situación, utilizando los recursos existentes, debemos también de potenciar la creatividad y producir. En particular, producir bienes de consumo primario. No podemos esperar, que volveremos a ser un país de consumo de productos importados. Podríamos ser un país de consumo de productos manufacturados localmente. Pensemos.