Dom11192017

Last update11:34:46 AM

La crisis eléctrica

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) El tema central del país es hoy el acceso a la energía eléctrica. La fuente de origen, es esencialmente el estado, como proveedor primario y único. El gobernador de turno, Ricardo Rosselló, y el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica, Ricardo Ramos, por minuto tienen un pronóstico “detallado” de cuándo vuelve la electricidad al país. El detalle es que cada vez que dan un pronóstico, fallan.

Lo interesante de la presente crisis por la cual atraviesa el país, es el hecho de que se ha quedado demostrada la dependencia casi plena que tanto los individuos como las corporaciones, públicas o privadas, tienen en relación a la energía eléctrica pública. Contrario a término se ha demostrado, a partir de la dependencia, que en el día de hoy la fuente energética más barata en el país sigue siendo el propio estado. Si fuera la más cara, desde lo privado hubiese surgido una alternativa real y sostenible. Lo cierto es que no ha pasado. La producción, distribución y administración pública hoy no tiene competencia, por el simple hecho de que lo privado, todo indica, es demasiado caro.

Ante este dato, el gobernador Rosselló en su alocución diaria en torno a cuántos días se habrá de componer la crisis hoy energética, lo único que hace es reforzar la angustia nacional, la ansiedad colectiva, y la desesperación en torno al problema. En particular, porque el pueblo no está viendo resultados concretos que los beneficien a ellos.

El último fiasco, que ve teniendo consecuencias profundas para la capacidad económica de los individuos así como para las empresas, no importa su nivel o tamaño, ha sido en torno al anuncio de la disponibilidad de la planta generadora de Palo Seco. Luego de que el propio gobernador aludiera que la misma habría de abrir, hubo una corrección que indicaba que en cuatro a seis meses habría de pasar evento. En otras palabras, un acto especulativo sin fundamento.

En fin que hoy dependemos de la electricidad de origen y control público, pues es un bien de fácil acceso, con una gran capacidad de distribución. El único detalle es que no podemos confiar en el gobernante de turno, Ricardo Rosselló, como jefe administrativo de las empresas públicas. Cada vez que nos ofrece un pronóstico, falla. Pensemos.