Dom05272018

Last update12:26:46 PM

El Colegio de Abogados y Abogadas bajo la presidencia de Torres Rivera

  • PDF

altEl presidente del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, Alejandro Torres Rivera (bienio 2016-18), le ha tocado una presidencia enfrentada con la situación de deuda económica y fiscal del país, así como con la vida post huracán María. Con firmeza y comprometido con su presidencia, Torres Rivera se ha encargado de mantener a flote esta institución y hacer que la misma continúe desempeñándose con excelencia.

Entre los proyectos que ha desarrollado en su bienio se encuentra un cíber-café en el renovado salón comedor/barra del colegio. En esta facilidad existen dos oficinas para abogados trabajar, así como una plataforma de acceso digital, cómodas mesas y sofás y más que nada libros para leer. Y como es de esperarse la histórica barra del antiguo restaurante la cual ha sido remozada.

El presidente Alejandro Torres no dice: “Hemos pasado por unos momentos muy duros, hay una cantidad enorme de abogados y abogadas que han tenido que cerrar sus oficinas y despedir a sus secretarias/os. De otra parte, añadió “No creo que haya habido ningún abogado que no haya perdido ingreso en todo este periodo y el propósito ha sido darle una oferta de crédito de educación continua a unos 200 abogados como obsequio de navidad y de comienzo de año y dentro de ese contexto que nos visiten que vean las cosas que hemos estado haciendo aquí que vean las facilidades nuevas del cibercafé que hemos ido trabajando a ello, que vean las oficinas gratuitas que tendrán los abogados y abogadas colegiados/a.”

Entre los beneficios que destacó el presidente Torres Rivera se encuentran “la investigación jurídica a través de micro-juris con descuentos, los planes médicos con descuentos, seguros, descuentos en sitios de ventas de materiales de oficina y otros tipos de descuentos”. Alejandro Torres Rivera, el presidente saliente en septiembre del 2018, entiende que su obra tendrá que ser vista a partir de los beneficios que se han organizado para los colegiados. Según nos indicó “esto va hacer una forma de demostrarles a los miembros del colegio que el pago de matrículas de 150-250, según el tiempo que llevan ejerciendo la profesión, no es un gasto sino una inversión porque el beneficio que estarán devengando va a ser substancialmente mayor a lo que es la cuota, además del acceso a las facilidades por cualquier otro tipo de gestiones.”