Jue08162018

Last update02:46:57 PM

Las mentiras de Trump sobre los indocumentados

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) La semana pasada el presidente Donald Trump dio su discurso sobre la situación de la unión luego de su primer año de gobierno. En dicho discurso Trump alegó que habría obtenido grandes logros y que había avanzado la agenda bajo la cual fue electo en noviembre del 2016. Un análisis serio acerca de dicho discurso nos revela una realidad totalmente distinta. En el mismo Trump mintió acerca de los inmigrantes, hizo alegaciones dirigidas a atizar el odio de sus seguidores y así poder aglutinar de nuevo sus fuerzas nativistas y racistas.

Trump mintió acerca de los inmigrantes al alegar que la mal llamada inmigración en cadena permitía que un indocumentado trajera a una gran cantidad de familiares lejanos a los Estados Unidos. La realidad es que un residente permanente, una vez lo es, sólo puede pedir a sus hijos menores de edad y a su cónyuge. Bajo ninguna circunstancia un residente permanente, quien probablemente tardó más de cinco años en lograr convertirse en residente, sólo podría pedir a sus familiares cercanos según se definen en la ley para esos casos. Los primos, tíos y abuelos no son familiares cercanos y por lo tanto no pueden ser pedidos por esos inmigrantes.

Por otro lado la posibilidad de que un residente permanente se convierta en ciudadano de los Estados Unidos toma entre cinco y diez años, si es que el residente hace la petición y tiene el dinero necesario para pedir la ciudadanía. Aun cuando un residente tenga el dinero y solicite la ciudadanía tendrá que aprobar un examen que está diseñado para cerrar las puertas a los residentes que no dominen el inglés o la historia de los Estados Unidos. Si dicho residente lograra conseguir la ciudadanía entonces podría pedir a sus padres, que son familiares cercanos, o hermanos e hijos mayores pero esos dos grupos se toman entre siete y once años para poder tener acceso a los Estados Unidos. A este dato hay que sumarle el hecho de que cuando se hace una petición para un extranjero, el mismo, usualmente, tiene que esperar fuera de los Estados Unidos durante todo el término que toma el procesamiento de la petición. Esto significa que el prospecto inmigrante no podría ni siquiera visitar los Estados Unidos con una visa de turista mientras está a la espera de la aprobación de su caso.

La realidad es que Trump mintió en su discurso con un objetivo claro y simple, promover el odio y estimular a una fuerza política racista y supremacista que se siente envalentonada por el discurso de odio de su presidente. Con Trump el futuro es cada vez más incierto, pero una cosa que es casi inescapable y es el hecho de que la persecución y el abuso contra las comunidades migrantes, incluyendo la diáspora puertorriqueña, son la orden del día y que dichos abusos y agresiones cuentan con el apoyo, tácito o explícito, de Donald Trump.