Dom04222018

Last update03:42:06 PM

Falta de transparencia gubernamental en Puerto Rico

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) La práctica de la transparencia gubernamental en las diferentes administraciones que ha tenido el gobierno de Puerto Rico ha sido inexistente. Por consecuencia, la corrupción se ha apoderado de muchas transacciones del gobierno. La misma está presente en algunos contratos, sobrepagos, aumentos exorbitantes en sueldos, peculado, alquileres, sobornos y de otras múltiples formas. Desgraciadamente, muchas personas la justifican aludiendo que en el gobierno “todo el mundo roba: lo mismo los rojos que los azules y por lo tanto no podemos criticar.”

Muchos individuos e inclusive familias enteras deben su fortuna a este tipo de corrupción que es “como el cuento de nunca acabar.” En el pasado no fueron pocos los políticos los “beneficiados” con esta nefasta práctica. Ejemplo de éstos abundan y no todo se conocen públicamente en gran parte por la falta de transparencia gubernamental.

Nuestros gobiernos no le rinden cuentas a nadie. La Oficina del Contralor arrastra sus pies con sus informes tardíos y carece del poder de someter directamente los casos a los tribunales. Los casos tienen que someterse al Departamento de Justicia. Nuestra legislatura tiene poderes para investigar, pero hacen como el avestruz “esconden sus cabezas para no mirar la corrupción.” Muchas veces sus comisiones de ética gubernamental “tiran la toalla” a sus correligionarios como una forma de solidaridad. Parece que todos conspiran para ocultar las distintas formas en que se presentan distintos modelos y formas de corrupción.

En muchas ocasiones la corrupción ocurre en manos privadas, pero ligada a los partidos políticos. En el pasado cuatrienio ocurrió el caso de que el principal recaudador del Partido Popular se quedó con parte del dinero recaudado y utilizó sus influencias dentro del gobierno para interferir en los nombramientos ejecutivos. También sobornó a funcionarios de la rama ejecutiva a cambio de dinero. Muchos recordamos el horrible robo de los fondos para el tratamiento del SIDA. Un médico cubano que había sido nombrado como director del Instituto del SIDA, se apropió de millones de dólares dirigidos al trato de los pacientes de esta terrible condición. En otro caso registrado en nuestra historia de la corrupción fue el de un Secretario de Educación que tristemente se había robado millones de dólares, incluyendo aquellos dedicados a la educación especial.

En el pasado un prestigioso oftalmólogo dedicado a recaudar dinero para el Partido Nuevo Progresista, se apropió parcialmente de ese dinero y exigió a las compañías donantes que le pagaran una cantidad de dinero para él. Luego lo justificó aduciendo “que tenía que pagar la matrícula y otros gastos de sus hijos que estudiaban en Estados Unidos.”

Otros prestigiosos profesionales también han sucumbido a la tentación de apropiarse del dinero y uso de equipos del gobierno.

La falta de transparencia gubernamental no es exclusiva de Puerto Rico. La misma está presente en numerosos países. Es en los países menos desarrollados donde la falta de transparencia gubernamental alcanza niveles muy alarmantes. En los países más desarrollado existen más y mejores controles que facilitan la rendición de cuentas gubernamentales.