Lun10152018

Last update10:30:25 AM

El país que no existe [Puerto Rico] está bajo sindicatura total

  • PDF

alt(San Juan, 2:00 p.m.) El país dejó de existir, como uno con aspiraciones a cierta autonomía o soberanía política el pasado mes de junio de 2016. Luego de la decisión del caso de Pueblo v. Sánchez Valle ante la Corte Suprema de los EE.UU.; y posteriormente ante la legislación de la Ley PROMESA, el país dejó de existir. Ahora el país vive a merced de lo que diga de forma directa o indirecta el Congreso federal. Hemos regresado, sin darnos cuenta, a los tiempos de la Ley Foraker de 1900.

De esta forma, en un país que no existe, los Congresistas federales se inmiscuyen en la gestión pública de Puerto Rico. La Autoridad de Energía Eléctrica, con razón o sin razón, se encuentra asediada por los congresistas republicanos a la cabeza dirigidos por Rob Bishop, quien preside la sub-comisión de asuntos del interior (flora y fauna) de la Cámara de Representantes. De igual forma, la Junta de Supervisión Fiscal le implora al gobernador que recorte las pensiones de los empleados públicos, para los cuales estos cotizaron por 30 años o más de servicio público.

Pero peor aún, la Juez Laura Taylor Swain en su afán de reestructurar la deuda pública de Puerto Rico, continuamente en sus últimos comentarios judiciales solicita a las partes, tanto al gobierno, a la junta, como a los ciudadanos de a pie, “que colaboren evitando litigar sus reclamaciones. Algo insólito, pero reflejo de un país que ya no es. Un pedazo de “cosa” que cualquiera manipula y opina.

Finalmente el gobernador de turno, Ricardo Rosselló que en su falta de experiencia en la gestión pública se ha convertido en un gobernante sin poderes, que actúa continuamente de forma impulsiva, hoy decidió cerrar el gobierno en el día de mañana, en beneficio de la población cristiana del país, no así a beneficio de otros creyentes y no creyentes. Lo interesante, es que este se fue por encima de la secretaria de educación, Julia Keleher, y cerró las escuelas mañana y lo anunció él mismo. Interesante el ímpetu de este pequeño autócrata de poderes limitados.

En fin, que nos preguntamos luego de todos estos cambios, ¿el país se encuentra en una mejor posición socioeconómica? No nos parece. Pero aquí seguimos viviendo un lugar que dejó de existir. Pensemos.