Mar08142018

Last update09:47:29 AM

Puerto Rico y su primer acto de rebeldía – no pagarle al amo

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) El pasado martes del senado por el Partido Independentista Puertorriqueño, Juan Dalmau, radicó un proyecto de Resolución legislativa, para solicitarle al secretario de hacienda, Raúl Maldonado, que no desembolse pago alguno para cubrir las operaciones de la Junta de Supervisión Fiscal. Mientras la Junta de Supervisión Fiscal le exija tanto al gobierno y al pueblo de Puerto Rico, la medida intenta compartir el costo económico de las medidas de austeridad.

Para una resolución sin sentido, pero la misma constituye un interesante acto de desobediencia civil, hoy endosado de forma unánime por 25 legisladores presentes durante la votación. Es un movimiento de país, que hace mucho tiempo no se veía en la isla, posiblemente desde el 2001, cuando la entonces gobernadora Sila María Calderón logró convencer a todos los partidos políticos de hacer un frente político contra la presencia de la Marina de Guerra de los EE.UU. en Puerto Rico.

Se trata de un proyecto de no pagarle al amo, visto esto como una relación de dominación entre el amo y el esclavo, y donde la parte subordinada, aquí Puerto Rico, se pueda enfrentar a las medidas de abuso que hoy nos impone la Junta de Supervisión Fiscal. Se trata de un proyecto, que independientemente de a donde llegue el mismo y se convierta en ley, es simpático como a la vez es contestario de la relación de dominación política de Puerto Rico.

Lo interesante del asunto es que la medida cruzó líneas partidistas y la misma inspira un fuerte sentimiento nacionalista. En este sentido, y sin conocer el futuro, la medida abre un precedente de país. La posibilidad de enfrentarnos todos y todas juntos contra la Junta de Supervisión Fiscal, suena como una idea sensata para lograr detener el impacto de las políticas macro económicas que dicha entidad nos desea imponer. Veremos, ahora que pasa, mientras llegamos al futuro, debemos de atesorar nuestro primer acto de desobediencia civil contra Washington en por lo menos 15 años. Pensemos.