Mar09252018

Last update08:54:00 AM

La [des]reforma laboral de Ricardo Rosselló

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) A raíz del mensaje del gobernador Ricardo Rosselló, anunciando una llamada reforma laboral, escribí un artículo que titulé: “La deforma laboral”. Ironizaba con el título para alertar sobre el hecho de que lo que el gobernador establecía como proyecto para crear empleos e incentivar la economía, no solo era erróneo, sino que deformaba todo el código de derechos constitucionales y humanos que los trabajadores habían adquirido con gran esfuerzo y sacrificio.

En esos días, un ayudante del gobernador dijo públicamente que esa reforma laboral se había negociado con la Junta de control Fiscal. El gobernador lo desmintió. Sin embargo, eventualmente la Junta de Control Fiscal, exigió que se recortaran pensiones y congelaba los planes para establecer un aumento en el salario mínimo que aplica a Puerto Rico. El gobernador, en un mensaje al País, estableció que dejaba sin efecto la reforma laboral y luego la condicionó a que se le permitiera establecer el aumento en salario mínimo y que no se obligará a reducir el monto de la pensión a los pensionados como exige la Junta dictatorial.

Implícitamente, el gobernador, en su giro dejando sin efecto la reforma laboral, admitía que esta fue negociada a cambio del aumento en salario mínimo. Pobre del ayudante que no puede recordarle al pueblo que él decía la verdad y que esta sufrió cambios elásticos, a antojo del gobernante para ganar el prestigio perdido con los trabajadores y con el pueblo. Por entender que todavía, las fuerzas que apoyan e impulsan la reforma laboral que recorta y elimina la ley 80 para proteger al trabajador del despido sin justa causa, son fuerzas poderosas que aún están vivas y cabildeando para sus fines, reproduzco el análisis que hice para aquel momento.

Analizando los cambios a leyes laborales que considero una [des]reforma laboral, dije:

Alguien que no conocemos, con un estudio que no conocemos, ha convencido al gobernador de Puerto Rico que recortar beneficios a los trabajadores estimula la economía. Es difícil entender cómo, retirando dinero del mercado, que es lo que ocurre eliminando el bono de navidad, recortando empleados, o recortando al mínimo el pago de vacaciones, se ayuda a estimular la economía y no estimula la recesión.

En economía básica se dice que a más dinero en el mercado, más consumo y para atender el consumo, más necesidad de producción que no exceda la demanda. Dicen también que trabajadores relajados, que no estén sobre trabajados, con estímulos emocionales, identificados con las metas del patrono y con los fines de la empresa, son más productivos.

Muchos países Europeos y algunos orientales, han rebajado las horas de trabajo y mejorado los salarios para que los empleados alcancen eficientemente su cuota de producción y les sobre tiempo para recrearse, cultivarse, estudiar y tener condiciones de salud que alarguen su vida productiva. Richard Nixon en la década del sesenta entró en contacto con esas teorías y llegó a proponer el concepto de renta básica para las familias. La idea era reducir la necesidad en las familias de dinero disponible para vivienda agua y luz, de modo que lo que produjeran, estuviera disponible para salud, alimentación, educación y consumo alterno a estos bienes esenciales. Nixon era republicano, lejos de ser comunista o Marxista.

La teoría de que el capitalista debe compartir su riqueza con el obrero no es porque sea pecado la riqueza que se acumula o porque el patrono se robe la plusvalía o el excedente en ganancias. Es porque le conviene al dueño del capital que el obrero genere más riqueza manteniendo el consumo, se enferme menos teniendo más descanso y se evite la fatiga por stress. La teoría cristiana, en sus diversas vertientes, ni marxistas ni liberadoras, establece que garantizar mejores condiciones de trabajo y salarios justos, es una garantía de respeto a la dignidad del ser humano que produce con su trabajo. Saint Simon, Tomás Moro, el Papa Juan XXlll, son ejemplos de pensadores que no eran marxistas ni comunistas y planteaban estas teorías en defensa de la dignidad del ser humano trabajador.

El gobernador anuncia recortes a derechos laborales, comparándonos con los cincuenta estados federales, sin nombrar ni una de las economías más avanzadas del mundo, respecto a cómo garantizan los derechos del obrero en esos lugares. Compárese la situación con Noruega, Singapur, Irlanda, Holanda y Canadá, entre otros, para ver su índice ascendente en calidad de vida, a base de indicadores como empleo ascendente, salud, seguridad pública, producción, exportaciones y costo de vida.

En Puerto Rico hemos venido recortando derechos de los trabajadores desde 1993, sin que progresemos en ninguno de esos indicadores y al contrario, hemos entrado en una profunda recesión económica que nos llevó a la quiebra, moral y económica. La teoría de que abaratando costos de hacer negocios incrementa la inversión y la producción va a contra corriente de la historia de los países con mayor crecimiento económico. No creemos condiciones que contribuyan a mayor pobreza limitando el derecho de los puertorriqueños a permanecer en su patria.