Mié10172018

Last update02:17:26 PM

Canal de Panamá admitirá buques más anchos

  • PDF

altEl uso de la ampliación del canal de Panamá entrará en una nueva fase el próximo 1 de junio, cuando inicie el tránsito de buques de hasta 51,25 metros de manga (ancho), máximo operativo permitido.

Así lo confirmó a periodistas el capitán Álvaro Moreno, secretario general de la Unión de Prácticos del Canal de Panamá (UCOP), quien aseguró la preparación para ello de los más de 250 pilotos certificados en los Neopanamax, los mayores que hacen la ruta.

El reto de los prácticos -señaló- será mantener la nave en el centro de las cámaras con el auxilio de remolcadores, cuando la distancia entre el casco y la pared de la esclusa sea menos de 1,80 metros por cada lado, lo que impone aplicar la pericia alcanzada con los múltiples tránsitos desde junio de 2016.

Moreno está convencido de la seguridad en esa operación, aunque explicó que sería aún mejor, si antes de iniciar el cruce de tales barcos, se concluyera la sustitución de las bandas de goma protectoras de las paredes, para evitar daños al casco en caso de algún roce, porque las originales no resultaron de calidad.

El experto explicó que la pobre resistencia de esos aditamentos al trabajo a que son sometidos, obligó a la sustitución paulatina de los mismos por otros que, en opinión de los pilotos, ofrecen más efectividad a la navegación.

Entre las esclusas centenarias y las nuevas, uno de los mayores cambios tecnológicos fue el empleo de remolcadores dentro de las cámaras ampliadas, en sustitución de las locomotoras eléctricas, que en ambos casos tienen la función de mantener la embarcación separada de las paredes.

Sobre el tema, motivo de conflicto entre especialistas en el momento de la construcción, Moreno opinó que 'está probado que el sistema más seguro es con locomotoras' y Panamá es el único lugar del mundo donde tiene empleo en tales dimensiones de navíos.

En cambio, reconoció que investigaciones de los pilotos en esclusas similares a las panameñas en los puertos de Amberes (Bélgica) y de IJmuiden (Holanda) arrojaron que allá el trabajo se hace solo con remolcadores, similar a la nueva ruta istmeña, una técnica que lograron dominar.

Al transitar por la vía fluvial, las grandes naves permanecen atadas a remolcadores, cuyos poderosos motores auxilian a los pilotos en mantener la dirección correcta durante la trayectoria, que resulta angosta en incómodos meandros conocidos como Corte Culebra.

En ese lugar ocurrirá en octubre venidero el próximo reto de los prácticos, pues está previsto comenzar tránsito nocturno de Neopanamax de 365 metros de eslora (largo) y los tanqueros de gas natural licuado, los cuales también harán la travesía por las esclusas; esto actualmente no ocurre.