Dom11182018

Last update10:41:34 AM

Muere Héctor Ferrer y la economía es el factor decisivo de las elecciones hoy

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) La muerte de Héctor Ferrer, pasado presidente del Partido Popular Democrático (PPD) y exlegislador, en el día de ayer, tomó por sorpresa a unos cuantos. Sobre todo que en días recientes, tanto sus familiares como otros miembros de su colectividad política, aludían al mejoramiento de su salud. Con su muerte se fue un buen hombre, que intentó hacer lo que pudo por el bienestar de Puerto Rico. También culminó la vida de uno de los representantes más conservadores, en la política y en la economía dentro del PPD.

En esta medida, reconociendo todo lo bueno que intentó hacer por Puerto Rico, Ferrer también promovió salidas muy conservadoras tanto a la crisis política de la isla, como la crisis financiera que nos agobia desde enero del 2014, y que se inserta en una depresión económica desde el 2006. En este sentido, y no sin contradicciones, Héctor Ferrer era partidario de políticas neoliberales.

Antes de su quebranto de salud, hace apenas menos de dos meses, Ferrer había estado inmerso en una crisis y crítica a su mandato en el cual se le había imputado ser asesor para una de las compañías de fondos buitres que más perjudicó a la pasada administración del gobernador Alejandro García Padilla, también del mismo partido que éste.

Ahora bien, su muerte se da en la víspera de las elecciones de mitad de término en el contexto político de los EE.UU. Se han visto como un referéndum contra Donald Trump, quien ha desarrollado una era política de un nuevo neoliberalismo, que muchas veces solo entiende él y algunos de su equipo de trabajo. Aunque hay que reconocer, que bajo los indicadores macro económicos hoy, la economía de los EE.UU. a beneficio del capital, se encuentra en su mejor momento histórico. En este sentido, el referéndum contra Trump se podría tornar, muy fácilmente, en un voto de confianza a favor de éste.

En fin, que unos vienen y otros van. Pero la política macro económica que apoyó Héctor Ferrer no favorecía a las clases medias ni asalariadas de Puerto Rico. De igual forma, el crecimiento impresionante de la economía de los EE.UU. no beneficia a los más pobres, trabajadores o luchadores. Beneficia a unos pocos. Pensemos pues, sí nos conviene olvidar o desentendernos de las posturas macro económicas de nuestros políticos. Pensemos.