Mar06182019

Last update08:11:09 AM

Los Babalawos, la Letra de Oshe Ogunda y el Año difícil del 2019

  • PDF

Image result for oshun(San Juan, 11:00 a.m.) Sacerdotes de la religión Yoruba en Cuba, conocidos como babalawos, se reunieron entre el 31 de diciembre de 2018 y el 1 de enero de 2019 para dar a conocer sus predicciones para este año que comenzó ayer. La reunión fue coordinada por la Sociedad Cultural Yoruba y el Consejo de Sacerdotes Mayores de Ifá, las máximas organizaciones que agrupan a los seguidores de esta religión ancestral que tiene sus raíces en Nigeria, en la costa occidental de África.

Los babalawos llevan a cabo sus predicciones utilizando un instrumento configurado por una cadena llamado okpele o con semillas de la palma sagrada de ikines. Según las distintas combinaciones de los 16 mejis (semillas) principales se pueden llegar a 256 signos o resultados diferentes, los cuales reúnen diversas enseñanzas, consejos y ebó o sacrificios. Estos 256 ideogramas o unidades geométricas se conocen como letras. Las letras y sus enseñanzas constituyen un compendio de información universal para explicar los eventos existenciales que se conoce como Odú Ifá.

Los babalawos indicaron que la letra regente para el año tiene como signo Regente a Oshe Ogunda, como Primer Testigo a Ika Ogunda y como Segundo Testigo a Osa Kuleya. La oración profética es Osorbo Iku Intori Ogu.

Oshún será la deidad regente para este año y su deidad acompañante es Oggún Otán. La bandera del año es amarilla con ribetes verdes. Oshún representa al amor y Oggún a la guerra o los conflictos.

“La letra presagia un año difícil”, indica Dulce María Escobar, santera cubana radicada en la República Dominicana. “Es un año de traiciones, te besan de frente y te entierran el puñal por la espalda”.

“La tierra está molesta y expresa su enojo, tiembla. El mar se precipita hacia las costas y penetra en las ciudades. Las situaciones ambientales se complican, afectando a la agricultura. El hambre se apodera de los seres humanos y las enfermedades aumentan”.

Los babalawos advirtieron que el año presagiaba un incremento en enfermedades, incluyendo las que afectan todo el sistema digestivo y las de transmisión sexual.

Vaticinan una posible crisis alimentaria debido a problemas en la producción agrícola de viandas, hortalizas y vegetales como consecuencia de la poca fertilización de los suelos.

Los sacerdotes vaticinan un aumento en la inestabilidad social debido a la alta criminalidad. Advierten que los problemas migratorios empeorarán debido al hambre y la persecución política.

Continuarán los peligros y las amenazas a catástrofes de todo tipo. Aseguran que habrá penetraciones del mar que producirán inundaciones y derrumbes.

Las recomendaciones de la letra incluyen evitar el despilfarro y evitar la mala utilización de productos químicos en las producciones agrícolas. Se debe estar atento a posibles brotes de epidemias y enfermedades.

Aconsejan evitar los enfrentamientos y reyertas y los enfrentamientos con la justicia. Los padres deben prestar esmerada atención al cuidado y la educación de los hijos. Hay que tener cuidado con el consentimiento excesivo de los padres para con los hijos.

Para los seguidores de la religión se recomienda preparar una ofrenda con un ñame, un coco partido en 2 mitades, todo se embarra con manteca de corojo, su coco y sus velas. Este ofrecimiento se conoce como Orula Onire: Adimu por los iniciados de la creencia africana. También deben preparar un Otan Onishe Ara: Sarayeye que consiste en un pollo que se le ofrece a Oggun, con los demás ingredientes y darse un baño con hierbas de Paraldo.

El sacrificio a las deidades consistirá en un chivo (para Elegba), 5 güirit, a los cuales se les echan añil, miel, manteca de corojo, palo rompe hueso y sangre el chivo y se cuelgan en la puerta, y los demás ingredientes.

“Debemos mantenernos atentos y evitar todo aquello que genere conflicto porque se puede salir fuera de control. A veces hacemos cosas bien intencionadas que terminan en derramamiento de sangre innecesario por uno o dos que violentan las reglas”.

“Debemos mantenernos atentos a los temblores, los posibles maremotos, los excesos de agua y las inundaciones”.

“La lectura nos advierte, pero también nos aconseja. Debemos fortalecer la fe y alejarnos de religiosos hipócritas que siembran la confusión y claman por el discrimen y el repudio a los demás”.

Las profecías de los babalawos cubanos se suman a la de otros videntes que han pronosticados terremotos, maremotos (tsunamis), conflictos bélicos y problemas migratorios. La inestabilidad social, la corrupción política y el incremento en la criminalidad son parte también de los males que los agüeros han marcado como eventos importantes para el 2019.

Las profecías dice un amigo se hicieron para no ser cumplidas porque son un anuncio para hacer cambios y evitar calamidades mayores. Sin mediar vaticinios está claro que vivimos en una sociedad inestable con una marcada tendencia al empobrecimiento de la clase media y un incremento en los problemas sociales. El hedonismo, esa búsqueda insaciable del placer conduce a la gente a no protegerse durante las relaciones sexuales lo que puede resultar en un aumento en las enfermedades sexuales. Los químicos y hormonas que le añaden a los alimentos implican mayores padecimientos digestivos y un aumento en los cánceres del estómago, intestino y colón.

El cambio climático y el uso de semillas transgénicas tarde o temprano impactarán negativamente la agricultura, lo que podría reflejarse en una hambruna. .Las últimas marejadas que golpearon las costas isleñas debieron crear conciencia sobre la fragilidad del litoral isleño. Las excesivas lluvias de este año tampoco ayudaron a la agricultura y potenciaron la posibilidad de desbordamientos de los ríos.

Todo presagia un año en que debemos estar vigilantes, creamos o no en augurios. En guerra avisada no muere gente y si mueren son pocos dice un dicho, por lo tanto mi recomendación es no bajar la guardia, proteger nuestras vidas y fortalecer nuestros principios ético-morales para evitar conflictos que podrían ser catastróficos. Debemos exigirle honestidad a nuestros gobernantes, poner orden en nuestros hogares y evitar el despilfarro en todos los sentidos.

Confío que nos mantendremos atentos y actuaremos con cordura en los momentos difíciles. Les deseo un año venturoso donde el amor sea el norte de todas nuestras vidas.