Jue02212019

Last update10:12:09 AM

Trump y la economía de los EE.UU., según su mensaje

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) El mensaje ofrecido en la noche de ayer al pueblo de los EE.UU. por parte del presidente Donald Trump, en materia económica, es uno lleno de esperanza. Según las estadísticas que esté ofreció, los EE.UU. experimenta un período donde todos los indicadores de empleo, dan fe que hay una reducción casi al cero del desempleo. Para muestras varios botones, pero el presidente hizo referencia a estadísticas macroeconómicas para indicar que había empleo pleno y que los grupos minoritarios, incluyendo las mujeres gozaban de un bienestar sin precedente en materia de empleo.

La historia de Trump debe ser buena para el pueblo de los EE.UU. Es un mensaje para una nación de 50 estados y una ciudad capital. No hay duda de eso. La vida en los territorios y/o enclaves coloniales es distinta. En Puerto Rico, por ejemplo, no hay empleo. Por lo tanto la estadística de desempleo debe medirse de forma condicionada a los empleos disponibles, y la posibilidad de la población de irse del país. En esta medida, gozar de una condición colonial, le impone a los boricuas un sistema de exclusión y castigo, donde el bienestar representa irse de su país, de su patria, y asumir el bienestar de otro país.

En esta medida, la crítica al mensaje de Trump, por indicadores económicos, va dirigida a pensar que éste habla desde un país económicamente poderoso con un sistema dual de desarrollo: uno para la metrópoli y otro para las colonias o territorios.

De esta forma, la solución a la dualidad que crea Trump, debe estar dirigida erradicar ese mundo dual y pensar más de ellos frente a nosotros. La solución para Puerto Rico es salirse de la órbita de los EE.UU. y pensar en un mundo en paralelo fuera de estos. En este sentido, es pensar que Puerto Rico debe desarrollar su propio modelo económico que no sea satélite del de los EE.UU, y como tal pueda crear y promover su propio bienestar. Pensemos.