Dom05262019

Last update09:48:53 AM

¿Por qué degradar al Hamilton de Lin Manuel?

  • PDF

alt(San Juan, 12:00 p.m.) No hay duda de que la obra musical Hamilton producida por Lin-Manuel Miranda ha sido un éxito desde que se comenzó a exhibir en al 2015 en Estados Unidos. La obra está basada en el libro Alexander Hamilton del escritor Ron Chernow. Hay que entender que toda película, representación artística o musical van a diferir del texto original y el libro puede tener omisiones, prejuicios u opiniones propias del autor. El musical Hamilton utiliza el rap como instrumento musical para transmitir las ideas en lugar de diálogos. El rap se originó al igual que el hip-hop en la década del 1970 en el sur del Bronx y Harlem donde es fuerte la influencia afroamericana. Rap significa golpear, con un golpe rápido, inteligente y ligero o pronunciar bruscamente o vigorosamente. El hip-hop se derivó de las fiestas callejeras de pandilleros en el Harlem.

Desde sus comienzos el musical Hamilton ha sido criticado por no ser fiel a la verdadera historia de Hamilton. El crítico mayor ha sido el poeta, dramaturgo, novelista, escritor de ciencia ficción y exprofesor de la Universidad de California en Berkeley el norteamericano Ishmael Reed. Reed es afroamericano.

Yo no pude ver el musical Hamilton cuando se exhibió en Puerto Rico, Reed tampoco ha visto la obra en Estados Unidos. Sin embargo, Reed ha sido el más vocal de los historiadores que han criticado la obra de Lin-Manuel. En el 2015 Reed acusó a Lin- Manuel de soslayar el hecho de que Hamilton poseía esclavos y que había participado en el genocidio de los nativos norteamericanos. Indicó además que los actores afroamericanos y latinos ignoraban la historia de Hamilton, de lo contrario, no hubieran participado en la obra. A principio de enero de 2019, Reed leyó en el Nuyorican Poets Café, en Nueva York una obra en dos actos titulada “The Haunting of Lin-Manuel Miranda”. (Persiguiendo a Lin-Manuel Miranda) En esa obra Lin-Manuel es acosado por unos fantasmas de esclavos que tenía Hamilton y de nativos americanos en lo que se infiere su ignorancia sobre la vida de Hamilton. Presenta a Lin-Manuel no como un villano sino como alguien muy crédulo que no investigó la vida de Hamilton.

La crítica del historiador Reed a Lin-Manuel es injustificada. Se le olvida a Reed que los que despojaron de sus tierras a los nativos americanos y casi los exterminaron fueron los ingleses que llegaron en el Mayflower a Plymouth, Massachusetts en el 1620 y los colocaron en reservas. Esos indios originales los acompañaron en la primera ceremonia de dar gracias a Dios. Se le olvida a Reed que otros fundadores de su patria, Estados Unidos, y que llegaron hasta la presidencia, poseían esclavos y hasta procrearon hijos con sus esclavas. Reed ha indicado que Hamilton era anti-inmigrantes, que es de dudar, pues él era nativo de Nevis y llegó a Estados Unidos luego de un huracán que azotó a Santa Cruz. El más anti-inmigrante es el Presidente Trump, él y su esposa son de origen europeo.

Lin-Manuel presentó Hamilton en San Juan, Puerto Rico en enero de 2019 en 23 funciones tras Puerto Rico ser destruido por un huracán, una situación similar al azote de Santa Cruz cuando Hamilton vivía en esa isla. Los fondos recobrados fueron donados a una fundación sin fines de lucro. Lin-Manuel dijo: “el musical es una obra de ficción histórica que incluye dramatizaciones e imprecisiones”.

Es muy fácil criticar, difícil es construir. Nadie le puede quitar el talento y el arte a Lin-Manuel Miranda. Su obra no se puede degradar.