Dom05262019

Last update10:14:36 AM

Zamot se va, se queda la Junta de Supervisión Fiscal

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) En el día de ayer, en su proceso de despedirse, el Noel Zamot, el excoordinador de revitalización de la Junta de Supervisión Fiscal, expresó que no pudo cumplir con su trabajo, por múltiples problemas asociados al gobierno estatal. En particular, que el gobierno local no quería seguir instrucciones ni asumir las iniciativas de él; y por otro lado, que la corrupción o nepotismo político es tan grave en Puerto Rico que imposibilita la gobernanza del país.

Lejos de culpar solo al gobierno de Puerto Rico, y de paso a los puertorriqueños, la partida de Noel Zamot refleja la incapacidad e inviabilidad de la función de la Junta de Supervisión Fiscal para con el desarrollo y transformación de la isla, de un proceso de quiebra a un proceso económico. Zamot, su partida, refleja un rudo golpe para la Junta de Supervisión Fiscal. La pregunta que todos nos debemos de hacer es ¿para qué sirve?

Sean ciertas o falsas las alegaciones de Zamot, éste deja de trabajar para la junta y regresa a sus andanzas en el sector privado. Ahora bien, las razones que él explica merecen ser estudiadas, como mínimo, y analizadas. ¿Será verdad que el gobierno de Ricardo Rosselló no deseaba cooperar con la agenda de revitalización de la junta? ¿Será verdad que la corrupción, nepotismo y amiguismo político impera en el gobierno de la isla?

Por la reacción del gobernador Ricardo Rosselló y su equipo de trabajo, las manifestaciones de Noel Zamot le provocan un duro golpe al gobierno. En particular, porque reduce la crisis económica, la recuperación post-huracán María y la revitalización económica, a nivel de un problema estructural y sistémico. Ni el gobierno federal ni el estatal hoy nos pueden sacar de la crisis. La renuncia de Zamot nos permite interpretar de otra forma la crisis y los responsables por omisión o acción de la misma. Tal vez es un momento de asumir la independencia como forma de hacernos finalmente soberanos. Pensemos.