Mar05212019

Last update02:04:21 PM

Noticias falso-positivas sobre Venezuela y la guerra comercial de Trump

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) En las pasadas 72 horas, la prensa comercial de Puerto Rico, el diario de referencia y los sistemas mediáticos de la isla, tienen una nueva campana contra el gobierno constitucional de Nicolás Maduro, que solo ellos la entienden. Nadie, en el mundo que no sea Puerto Rico y los de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) publican y reproducen. Fuera de ellos nadie repite estas noticias hoy.

La economía de la notifica falsa (fake news en inglés) se repite como un dato cierto cuando no lo es. Vende periódicos y mantiene tendencias. Es curioso, pero nadie lo cuestiona y da pena ver a periodistas serios indicando que un general de Venezuela amigo de Chaves desertó hace dos días; o que encontraron la casa de la esposa de Maduro en República Dominicana; o en fin, que Juan Guaidó, el líder de la oposición autoproclamado presidente, convoca a miles de personas a protestar cuando realmente no pasan de 100 o 200. Es curioso que tengamos una economía que sostiene hoy este tipo de periodismo en la isla.

Lo que sí es un hecho cierto, y contrario a la prensa local, es la guerra comercial que hoy libra los EE.UU. contra países y bloques económicos. Hoy los EE.UU. amenaza a la India y a Turquía, por ejemplo, por comprar petróleo iraní o armas rusas. De igual forma, crea bloqueos económicos o los continua contra Cuba, Venezuela, China, Corea del Norte, y Rusia. Pero esto no se queda ahí, hoy amenaza a la Unión Europa, de las consecuencias que podría tener que estos no sigan la postura de Washington en torno a la OTAN. Esta crisis, poco discutida en Puerto Rico hoy, tendría consecuencias tan interesantes, como que se dividiera la antigua organización post-segunda guerra mundial que definió la guerra fría.

En fin, que mientras nos siguen adoctrinando con noticias falsas en Puerto Rico sobre Venezuela, el gobierno de Washington está promoviendo un nuevo orden internacional a partir de las guerras económicas. Son más fáciles que las militares, y siempre gana la economía de los EE.UU. En esta Donald Trump, presidente de turno, ha acertado: las guerras económicas le favorecen al capital de los EE.UU. Terrible para nosotros, bueno para ellos. Pensemos.