Dom07212019

Last update10:02:25 AM

Telemundo, el periodismo comprometido y los corruptos

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) En la programación de noticias de la noche de ayer en Telemundo, se presenta el programa de Jay y sus Rayos X (JRX), en el cual el periodista Jay Fonseca nos informa de una investigación que ha realizado en cuanto la remodelación de escuelas durante el verano y la función de la Administración de Edificios Públicos. En conclusión, que según Fonseca y su equipo de trabajo, hay un esquema de corrupción por el cual se repiten los contratistas que hacen las remociones, y algunos de ellos tienen vínculos familiares con los administradores. En conclusión, según ellos, se trata de un esquema de corrupción.

Es curioso, pero Telemundo, en particular, y algunos otros medios en general, también ha desarrollado una fuerte campaña contra la corrupción gubernamental en Puerto Rico. Esto incluye la investigación y la denuncia. De igual forma, en un acápite de su trabajo se dedican a investigar a los pequeños comerciantes de la isla, que incumplen con sus contratos, toman dinero de las personas y no rinden la labor. Le llaman a esta sesión, Telemundo Responde (TR). ¿Quién se puede oponer a ambas funciones periodísticas de Telemundo, ya sean a través de JRX o TR? Realmente hablando nadie.

Ahora bien, mirado desde una mayor distancia, lo preocupante de la producción de Telemundo es la falta de una mirada crítica e inquisitoria a este medio comercial, corporativo y transnacional, el cual haciendo el bien puede hacer también el mal. En otras palabras, en la sociología boricua, ¿Quiénes son los contratistas que pintan las escuelas? Normalmente, son contratistas locales, hijos, vecinos, amigos, familiares, etc., tanto del alcalde como del gerente del pueblo. Son gente local. Por otro lado, es curioso que en la investigación de TR, solo se concentren contra los micro empresarios, pequeños y medianos empresarios. Nunca han ido contra la banca, contra las grandes compañías de venta al detal, y mucho menos contra las aseguradoras. En otras palabras, la crítica de ellos es selectiva.

Esto lo digo, pues la denuncia sobre la corrupción, reconociendo que hay casos manifiestos como el del Sector Maldonado, padre e hijo, donde el primero autorizaba contratos que beneficiaban al hijo, también hay casos como los denunciados en la noche de ayer por JRX que no son en violación de ley alguna. Uno se cuestiona si la intención de una compañía trasnacional como Telemundo es no promocionar el desarrollo del empresarismo boricua, y promover que sean empresas americanas o foráneas las que sustituyan al empresario/a local. Patético.

Finalmente, en un cruce de moralismo y ética protestante, por decir algo no coherente, muchas de las alegaciones de corrupción son una forma sobre extendida de control del gobierno local sobre la gestión económica privada. Es curioso, que en casos similares el gobierno federal, sí ese que dirige la colonia, autoriza o no sanciona prácticas similares hoy sancionadas en Puerto Rico. Pensemos.