Jue08222019

Last update08:42:37 AM

¿Hay alguna lección luego del verano del Chat de Telegram?

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) El verano del 2019 será recordado en la historia política de Puerto Rico como el despertar de un “pueblo” vilipendiado y explotado, no por un desastre natural, sino por las fuerzas partidistas que lo gobiernan, junto a cabilderos y contratistas, con el solo propósito de obtener sus propios beneficios económicos a través de la corrupción rampante sobre los fondos públicos.

La putrefacción demostrada en un chat de Telegram en las esferas del poder político por quienes lo ostentaban, supuestamente privado, es solamente la versión moderna de las intrigas políticas que siempre han mantenido los partidos políticos en conjunto con los donantes políticos y cabilderos del sector privado en cuartos oscuros.

En esta ocasión los líderes del Partido Nuevo Progresista no se han escondido para llevar a cabo sus componendas políticas. En vivo a través de los medios de comunicación, parados frente a la Constitución que criticaron y desempolvaron, como mandatarios políticos frente al líder máximo, con la idéntica desfachatez que los doce “brothers” del chat lo hicieron de forma íntima y privada, informaron el golpe de estado a la democracia institucional.

Un liderato con la tónica semejante de los gobiernos dictatoriales anunció la gobernadora “por consenso” que derrocará a la nombrada conforme la Constitución que ha regido nuestros destinos políticos desde el 1952 y que el PNP no ha reconocido ideológicamente desde su fundación en 1967. Remembranza de las comparecencias del general Pinochet y su Junta militar ante los medios de comunicación en Chile cuando dio el golpe de estado en 1973 al gobierno electo de Salvador Allende.

El chat de Telegram colmó la gota de la paciencia de un país “condescendiente” con sus líderes políticos, despertándolo y levantándolo, no en armas, sino con protestas masivas de forma pacífica por todos los confines de la isla. Un pueblo compuesto por niños, jóvenes, adultos, envejecientes, discapacitados, negros, mujeres, obreros y trabajadores, grupos LBGT, amas de casa, banqueros, artistas, industriales, comerciantes y de todos los ciudadanos de a pie que han sufrido los desmadres de esta administración gubernamental botando finalmente al inepto gobernador electo Ricardo Roselló Nevares sin derramar una gota de sangre.

El chat logró demostrar que “el cordero de nuestro escudo” se puede levantar, que existe una Constitución que rige las riendas políticas y jurídicas de nuestra nación, que los jóvenes no están enajenados de la podredumbre de los partidos políticos, que su lealtad es a la bandera de Puerto Rico, la misma que provoca lágrimas de emoción en los eventos deportivos, que todos juntos como pueblo podemos hacer un nuevo país libre de todos los corruptos que a nombre de la “patria” quieren escamotear las riquezas de nuestro país. Una nueva visión de la política puertorriqueña acaba de nacer, veremos cómo madura en el próximo evento electoral del 2020.