Lun10142019

Last update09:41:21 AM

Greta Thunberg y la crisis climática

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Hace aproximadamente 60 años se empezó a medir el Bióxido de Carbono en la atmósfera. Al observar que había un aumento los científicos alertaron sobre el efecto que este gas en la atmósfera tenía en la temperatura, lo que terminaron llamando calentamiento global. Estos causan el efecto de invernadero por el que el calor se queda atrapado y encerrado en la capa baja de la atmósfera. Este fenómeno siempre ha existido y hace posible la vida en el planeta. Lo diferente es el aumento en la concentración. La segunda mitad del Siglo XX fueron años de rápido crecimiento económico y desarrollo industrial post Segunda Guerra Mundial impulsados por los combustibles fósiles. Desde entonces la población se ha duplicado y huella ecológica se ha multiplicado varias veces. Dos dimensiones del problema. Más gente mayor demanda de energía y bienes. Mayor consumo de energía y bienes, mayor huella ecológica.

En la última década del Siglo XX, toda la comunidad científica internacional y la mayor parte de la población mundial aceptaba como un hecho irrefutable que la temperatura promedio global estaba aumentando debido a ese aumento en concentración de gases en la atmósfera y que esto tendría serias consecuencias no solo en la temperatura sino en otros aspectos del clima del planeta. Todavía y a pesar de que el cambio climático se aceptaba ampliamente, era difícil asimilar los efectos que este tendría. Así que, aunque había consenso en la comunidad científica de que el calentamiento estaba ocurriendo, ciertos sectores de la sociedad y sobre todo aquellos que tenían intereses en la producción y consumo de combustibles fósiles como el petróleo, carbón y gas natural, cuestionaban y hasta negaban que el aumento en temperatura de la atmósfera y el mar, fuera un proceso progresivo y alegaban que era parte de ciclos naturales.

Al fin y al cabo, el planeta es muy grande y la atmósfera es solo una capa pequeña de gases alrededor de ese globo que es equivalente a la cáscara en una fruta. Además, la atmósfera es un medio fluido donde los gases parecen dispersarse fácilmente.

Entonces, ¿cómo es posible que lo que parece un pequeño aumento en la concentración de gases pueda tener un efecto tan grande? El aumento en la concentración de CO2, el principal de los gases de invernadero parece pequeño, de 330 partes por millón en el 1975 a 410 partes por millón en el 2019. En el 2015 llegó a ser 400 partes por millón, el umbral que algunos científicos habían clasificado como el “punto de no retorno.” Con esta frase se refieren a la concentración de CO2 sobre la que la alteración en los patrones climáticos según han ocurrido en los últimos miles de años sería irreversible. Esa concentración repito, llegó los 410 ppm durante este año y sigue aumentando. Esto significa que, durante los últimos 20 años y después de que la mayoría de los países del mundo han firmado dos acuerdos internacionales y siendo la amenaza del cambio climático y sus implicaciones, generalmente aceptada, la sociedad no ha logrado ni siquiera reducir la velocidad con que ocurre el aumento en la concentración de este gas.

Greta Thunberg, una niña de 16 años, ha provocado con la ayuda de los medios de comunicación una ola de reacciones sobre la urgencia de actuar para detener el cambio climático, la destrucción de la naturaleza y la degradación de la calidad ambiental. Ha denunciado el efecto que tendrá en el bienestar de las futuras generaciones convocando exitosamente a los jóvenes del mundo a expresarse, señalando a los responsables y exigiéndoles a sus líderes una reacción. Cientos de mujeres y otros líderes ambientalistas de muchos países y en particular de nuestra América se manifiestan continuamente y reclaman la protección de los recursos naturales y la calidad ambiental, agua, suelo, aire. Muchas, que no han tenido la suerte de ser abrazadas por la prensa internacional, han sido asesinadas por hacer un reclamo que puede afectar las empresas y a veces gobiernos que se lucran de esa explotación, destrucción, contaminación.

Entre los efectos que ya conocemos está el derretimiento de glaciares, aumento en el nivel del mar, muerte de corales y otras formas de vida marina, acidificación de los océanos, cambios en las corrientes marinas, reducción en la biodiversidad, aumento en fenómenos climatológicos como los huracanes, reducción en la disponibilidad de agua potable en algunas regiones, sequías, fuegos forestales. Como resultado de estos hemos visto y seguiremos viendo gente que tendrá que refugiarse, salir de sus casas, sus regiones, sus países, temporera o permanentemente. Ya en nuestra isla hay algunos debido a los huracanes o la erosión costera. Lamentablemente como resultado del Huracán Dorian muchos en las Bahamas tendrán que migrar y refugiarse. Casi siempre son los que menos recursos tienen. Un informe publicado recientemente indica que solo durante la primera mitad del 2019 más de 7 millones de personas han tenido que refugiarse debido a desastres, la mayoría de estos por tormentas e inundaciones. Esto no incluye el efecto de los huracanes y tormentas de verano en el hemisferio norte o los fuegos recientes.

Lo que llamamos en algún momento calentamiento global o cambio climático ya se ha convertido en una Crisis Climática. En Puerto Rico se expresa en nuestras costas con la erosión costera, tormentas más frecuentes y huracanes, muerte de corales, inundaciones. La revista Scientific American publicó precisamente el 21 de septiembre del 2017 una edición especial sobre los Huracanes Monstruos. Algunas semanas después del paso de los huracanes Irma y María, también publicó un artículo estableciendo que como resultado del Cambio Climático en los próximos años tendríamos huracanes de mayor intensidad, posiblemente con mayor frecuencia, pero también de mayor tamaño y duración, con mayor marejada ciclónica debido al aumento del nivel del mar, con más lluvia, y llegando a regiones donde antes no llegaban frecuentemente, como el huracán Ofelia en Irlanda.

En el 2017 hubo 17 tormentas tropicales de las cuales 10 formaron huracanes y de estos 6 fueron de gran intensidad (categoría 3 o superior en la escala de vientos huracanados de Saffir-Simpson). Esto sobre el promedio de 12 tormentas anuales con tres huracanes. Ya todos conocemos las consecuencias en nuestra isla y otras islas del Caribe y las que en este año han tenido en las Islas Bahamas.

La causa principal del Cambio Climático es el consumo de combustibles fósiles y sus derivados. No queda tiempo para actuar hay que hacerlo ya.