Sáb02292020

Last update09:54:10 AM

Uber, los Taxis y el racismo: ¡Bienvenida la estadidad!

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) No se ha escuchado aún la voz del independentismo boricua, así como de la izquierda nacional, a favor de la industria del taxi en la isla, y en contra de una emergente multinacional de San Francisco, EE.UU., llamada Uber. Lo que sí escuchamos y leemos es a la prensa comercial y sistemas mediáticos alegar que Uber es mejor en todo, en el precio, en el trato en que le dan comida al pasajero, pero más que nada que los chóferes son boricuas. Sí, porque el argumento que está de fondo en todo momento, tanto en los taxistas entrevistados, así como en los pasajeros consultados, es que los chóferes de los taxis son todos dominicanos.

El racismo en Puerto Rico se da de múltiples formas. Por un lado la gerencia de Uber que promueve una plataforma global que pauperiza las relaciones laborales de los chóferes (cada uno con más de dos trabajos siendo el de conducción uno secundario al principal), y también simplifica la tarifa de la cual ellos siempre cobran el 25 por ciento, pese a que esta nunca es fija, siendo fluctuante. Por lo tanto, Uber es un gran negocio para el dueño de la plataforma, no para los chóferes, menos para su vehículo que deprecia y no tiene ningún seguro colectivo.

Por otro lado la industria del taxi en Puerto Rico, es parte de la visión muñocista de la década de 1950, donde el estado benefactor, a través de la Negociado de Transporte y Otros Servicios Público (NTSP) así como de la Compañía de Turismo, controlaba de forma directa o indirecta distintas industrias. En este sentido, la NTSP define la tarifa, define el valor de las distancias y hasta esta semana controlaba donde se posicionaban los taxis y por otro lado los chóferes de Uber. Pero es curioso, nadie en la prensa comercial así como en los sistemas mediáticos, habla bien de los taxis. Tampoco de los empleados públicos. Menos de la educación pública. Y menos aún de la Universidad de Puerto Rico. Se trata de un discurso neoliberal contra todo lo que huela o represente el estado benefactor y sus beneficios.

Los Taxis, históricamente controlados por la NTSP y la Compañía de Turismo, permitieron una calidad de vida a esos chóferes con un alto nivel de rentabilidad. O. ¿es queremos que los chóferes de taxis sean pobres? Mientras todos los estudios indican que bajo el perfil de Uber, la pauperización es plena. Es decir con dos trabajos, uno durante el día y conseguir unas horas nocturnas para compensar la pobreza, ¿se vive mejor? Menos aún cuando por cada tarifa el chofer, los miércoles recibe un pago menos el 25 por ciento.

Uber, las plataformas que promueven servicios en línea dentro de la mal llamada economía solidaria, son la última fase de acumulación global del capital. Con estas terminamos todos, esclavizados y controlados, en este caso desde San Francisco. Si alguien quiere comprender como será la estadidad en Puerto Rico, simplemente préstele atención al tema de Uber/Taxis. Así será, desplazando cada vez más las industrias locales a expensa de las multinacionales de los EE.UU.

Pero lo curioso, es que las encuestas dicen que la gente prefiere Uber a un taxista local. ¿Será por qué son dominicanos los chóferes de taxis en Puerto Rico? Pensemos.