Dom01192020

Last update01:13:29 PM

Ante los temblores, el poder del pueblo

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) “No hay nada nuevo bajo el sol”, según reza un dicho. En el verano de 2019, el pueblo de Puerto Rico ejerció su poder político y tras muchas manifestaciones logró remover al gobernador Ricardo Rosselló Nevares. Aunque el poder de residenciamiento está en la Constitución del país, éste nunca se ha aplicado.

Cuando un gobierno--sea éste una monarquía, una república democrática o una dictadura--atropella y abusa del poder conferido o no por el pueblo, éste se rebela en contra del gobierno. En casi todas las ocasiones el pueblo triunfa.

La revolución francesa puso final al Antiguo Régimen y marcó el inicio de la Edad Contemporánea, que comenzó en el 1789 y duró diez años--hasta el 1799. Fue un movimiento político, social, económico y militar como reacción a las injusticias y desigualdades de la época y que significó el final del absolutismo. La revolución francesa estableció las bases del derecho actual y de la soberanía popular. El 14 de julio de 1789 los revolucionarios franceses tomaron la prisión de La Bastilla donde se albergaba a los presos que se oponían a los atropellos de la monarquía. Durante la revolución francesa se hizo famosa por primera vez la divisa—libertad, igualdad y fraternidad. Durante los 10 años de la revolución francesa murieron guillotinados cerca de 15,000 franceses. Comparada con otras guerras civiles, ese es un número relativamente bajo. En la guerra civil norteamericana que solo duró cuatro años murieron 620,000 americanos, la mitad de los cuales murió en el campo de batalla. En la guerra civil española que duró tres años murieron 540,000 españoles. Pero el record lo posee la guerra civil rusa en la que murieron 12 millones de personas y sólo duró seis años.

Los franceses aterrados por la libertad adquirida llamaron a Napoleón quien obtuvo el poder en el 1899 y eventualmente se convirtió en emperador hasta el 1815. La revolución francesa ha perpetuado varias mentiras que se han divulgado y aceptado por muchas personas a través del tiempo. Si bien es cierto que el Rey Luis XVI y la Reina María Antonieta fueron guillotinados, tenemos que aclarar que la guillotina no fue inventada por el doctor Joseph Ignace Guillotin, tampoco él murió bajo la guillotina. El doctor Guillotin fue un médico y diputado francés que favorecía una muerte no dolorosa, por lo que su nombre se asoció a ese instrumento. La guillotina fue inventada por un médico de nombre Antoine Louis y por un fabricante de clavicordios (antecesor del piano), el alemán Tobias Schmidt. La primera ejecución por la guillotina se llevó a cabo el 25 de abril de 1792. El verdugo, Charles Henri Sanson, se esmeró en su trabajo, el que realizó por casi 50 años. El doctor Guillotin no murió en la guillotina, sino de una infección de la piel en un hombro conocida como carbúnculo, en una época en que no existían los antibióticos. La confusión surge del hecho de que un médico de Lyon con apellido Guillotin fue ejecutado en la guillotina. El científico Antoine Lavoisier, descubridor del oxígeno fue guillotinado en el 1794. La guillotina dejó de usarse en el 1960 y la pena de muerte fue abolida en Francia en el 1981. En Estados Unidos aún se usa la pena de muerte en 32 de los 50 estados; los métodos de ejecución son la silla eléctrica, la inyección letal, el ahorcamiento y el fusilamiento. En el territorio de Puerto Rico, el gobierno federal continúa en búsqueda de un acusado para llevar a cabo la primera ejecución por un delito federal en el país. La búsqueda ha sido infructuosa.

Recientemente, los ciudadanos de otros países como Chile, Francia, Hong Kong, Venezuela, Bolivia, Argentina y otros se han lanzado a las calles reclamándole al gobierno los poderes que les corresponden como gobernados que llevaron por medio de las elecciones al poder a los políticos de turno. Curiosamente, no están dispuestos a esperar a las próximas elecciones para lograr un cambio en el gobierno.

Es sorprendente, que en Puerto Rico las protestas del pueblo se condujeron de una forma ejemplar, sin que ocurriera ni una sola muerte, ni agresiones a los encargados de mantener la ley y el orden. Una muestra de madurez, control emocional y de justicia social. Posteriormente, las asambleas de pueblo se han seguido reuniendo y continuamente presentan sus peticiones particulares para que el gobierno cumpla correctamente su función de gobernar a favor de los ciudadanos. Las medidas de austeridad no pueden ser draconianas; no se puede atropellar a la ciudadanía más allá de sus posibilidades, de lo contrario el pueblo volverá a reclamar sus derechos.

Al presente el Pueblo de Puerto Rico está demostrando su compromiso y solidaridad con los hermanos de los pueblos del suroeste cuyas propiedades fueron destruidas por los temblores y réplicas subsiguientes. Milagrosamente sólo hubo una muerte como resultado de los temblores, pero la ansiedad y el sufrimiento continuarán por un largo período de tiempo. Sanar esas heridas tomará mucho tiempo. Pero estoy seguro de que el Pueblo de Puerto Rico se levantará y se repondrá de esta segunda adversidad. El norte de Puerto Rico está ayudando al sur del país; no creo que sea tiempo de celebración o de fiestas cuando gran parte de los puertorriqueños están pasando por esa terrible situación. El pueblo emitió su opinión y 78% de los encuestados expresó que las Fiestas de la calle San Sebastián se deben posponer para una fecha futura, cuando el pueblo esté listo para fiesta--ahora no existe ese sentimiento. El Poder del Pueblo habló.