Mar04072020

Last update09:26:56 AM

La diáspora boricua (según JLo) ¿es estadista?

  • PDF

alt(San Juan, 2:00 p.m.) Hay un clamor que circula las redes sociales, de que Jennifer López no representa a los boricuas, por lo pronto no a los que residen en la isla. El debate que la diva del entretenimiento abre es suficiente para un país que tiene pocos asuntos en qué ocuparse. Es interesante que la noticia de lo que pasa en un juego deportivo, se convierte en la principal noticia de la mercadotecnia. Pero, ¿me representa o no?

Siempre he pensado que Jennifer López es otra boricua más. Para el evento, la prensa y sistemas mediáticos de la isla destacaron que ella era del Bronx (país cuya existencia es inexistente) y que Bad Bunny sería el primer puertorriqueño en tocar en el descanso del juego. Lo cierto es que ni lo uno ni lo otro. Ya en el 1968 y luego en el 2000, el boricua José Feliciano había cantado en el intermedio del Gran Tazón del futbol americano. Pero aquí nadie se acuerda, y la gente prefiere no investigar. Por lo tanto, sean nacidos o residentes en los EE.UU. que se asumen boricuas, entonces son boricuas. Gloria Estefan, cómo latina de origen cubano, también había comparecido al intermedio en la década de 1990.

Por otro lado, el cuestionamiento al baile en el tubo, es uno interesante. Pues la definición de Jennifer López por la industria de entretenimiento en los EE.UU. la ha posado como una mujer sexo-atractivo. El problema es que algo nos dice que ella no ha superado su categoría-definición en la mercadotecnia. Me representa o no, es ella la que debe de plantearse como nos representa.

Finalmente la bandera. La bandera dominante es la de los EE.UU., dentro de la capa que ella lució. La bandera interna, era la bandera boricua. Para los boricuas, ¿es esto satisfactorio? Para mí no. Separadas y cada cual enarbolando la que más le gustaba.

Yo me quedo con la bandera boricua. Jennifer López debe de definir a quién representa. Es momento de reflexionar. Pensemos.