Jue04092020

Last update09:49:07 AM

El problema no es el bipartidismo, sino la falta de democracia partidista

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Protestamos y protestamos, y sacamos a gobernantes y administradores de sus posiciones, mediando renuncias forzadas, y sentimos que no pasa nada. La impresión que da, es que todo vuelve a la normalidad. Que lo único que es noticia, es si el Partido Nuevo Progresista (PNP) debe impulsar a una u otro candidato. En apariencia, esta tendencia nos devuelve al bipartidismo, eso que se repudia en parte. No obstante lo que deberíamos der repudiar es la falta de democracia en los partidos políticos.

El debate, o circo político intra PNP, es un asunto que compete a la conversación actual. No es posible que le toleremos ni a Pedro Pierluisi ni a Wanda Vázquez Garced, cometer tantos atropellos en aras de alcanzar la candidatura. Por todos lados, la crítica a Vázquez Garced es que esta mide sus decisiones políticas en función de su interés en la gobernación electa. Mientras Pierluisi sostiene desayunos o almuerzos con personas que son funcionarios públicos, y que alguien lo denuncia para que dicha persona se vea forzada a renunciar a su cargo. Un circo.

Ahora bien, esta tendencia o accionar dentro del PNP, es igual o distinta a los otros partidos políticos. No nos parece. Se trata de la reproducción de una cultura política, dentro de los partidos, que en nada es democrática. En nada.

Para muestra otro botón, se está investigando, aún muy prematuro, que uno de los partidos políticos en esta contienda, mediante carta a sus miembros, ha prohibido darle vuelo a las facciones independentistas o soberanistas dentro de esa colectividad. La razón, "les quita votos". Es una muestra más de la cultura política no democrática.

Lo cierto es que necesitamos partidos políticos, así como gobierno y sus instituciones. Necesitamos más democracia dentro de los partidos y gobierno. No necesitamos más de lo mismo. Necesitamos algo nuevo, distinto. Pensemos.