Sáb07112020

Last update11:13:20 AM

[La] Promesa [inconclusa] cumple 4 años

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Hoy cumplimos cuatro años de haberse legislado la ley PROMESA (Financial Oversight and Management Board for Puerto Rico). De donde salió la promesa aún no sé, lo cierto es que la misma fue negociada por el entonces gobernador Alejandro García Padilla y el entonces comisionado residente, Pedro Pierluisi. La legislación, bajo los poderes plenarios del Congreso federal sobre Puerto Rico (Artículo VI, párrafo 3 de la constitución federal), impuso una Junta de Supervisión Fiscal, la cual al día de hoy corre las finanzas del país. Esta junta, compuesta por siete miembros no electos, hoy ha probado su legitimidad ante el gobierno de Puerto Rico, vastos sectores de la población y sobre todo en decisión adoptada por la Corte Suprema de los EE.UU. La junta, no es más que otro ejercicio de poder colonial, con la cual convivimos.

En este sentido, el colonialismo de los EE.UU. se ha consolidado por varias vías, a 122 años de su inicio. Por un lado, debido a que el desprecio que estos tienen por los boricuas, según se explicó en Downes v. Bidwell, decisión de la corte suprema de dicho país en el 1901, no ha sido alterado en nada. Ellos, Washington, sigue pensando que los boricuas no son aptos para gobernarse a sí mismo.

De otro lado, PROMESA nos impone el párrafo final del artículo 9 del Tratado de Paz de Paris, por el cual, los americanos establecieron que es el Congreso el dueño y propietario de Puerto Rico. En esa medida, PROMESA es un acto del amo sobre el esclavo, el cual se impone de forma rutinaria y normal.

Es momento de pensar como erradicar el colonialismo por otras vías. Nuestros esfuerzos hoy nos han dejado en la complacencia y aceptación de que las decisiones de la junta son algo normal. Es momento de pensar de otra forma, para erradicarla. La independencia, nos libraría de la junta, de PROMESA y de Washington. Pensemos.