Lun12102018

Last update10:23:24 AM

Esquizofrenia Jurídica

  • PDF

altEn las elecciones presidenciales de Estados Unidos en el 1964 los candidatos eran Lyndon B. Johnson y el Senador Barry Goldwater. Una revista le cursó una pregunta a 12,356 psiquiatras sobre la estabilidad emocional de Barry Goldwater.

Esto causó una reacción de la Asociación Americana de Psiquiatría quienes se opusieron que un psiquiatra emitiera un diagnóstico sobre un candidato presidencial sin haberlo examinado como su paciente. Este incidente dio lugar a que se estableciera la Regla Goldwater en el 1973 que catalogaba como no-ético que un psiquiatra emitiera un diagnóstico sin conocer y evaluar al paciente y dejaba ese asunto a los miembros de la prensa.

En el 1898 Estados Unidos ya era un imperio mundial, pero sin colonias. Tras la derrota de España en la Guerra Hispanoamericana Estados Unidos se convirtió en un imperio con colonias. Adquirió A Cuba, Puerto Rico, Las Filipinas y Guam como colonias. En el primer Caso Insular Downes vs. Bidwell de 1901 la Corte Federal de Estados Unidos adoptó el término nobel de territorio no-incorporado y que la colonia de Puerto Rico pertenecía a, pero no era parte de Estados Unidos. En ese momento se conjuran los tres poderes del colonizador en lo que conoce como el estado de excepción. Se borraron los linderos de la separación de poderes cuando los tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial aspiran al mismo objetivo: apoderarse de la colonia por tiempo indefinido. Ciertamente, no podemos decir que los jueces del Tribunal Supremo de Estados Unidos de esa época eran esquizofrénicos, meramente estaban ejerciendo el poder del colonizador sobre la colonia de Puerto Rico.

En la colonia de Puerto Rico la Constitución americana no sigue a la bandera que ondea en todo Puerto Rico. La Constitución norteamericana sólo se aplica parcialmente a Puerto Rico. Los puertorriqueños que habitamos la isla no podemos votar por el presidente, no podemos votar por nuestros congresistas donde se adoptan y se aprueban las leyes que también se aplican a Puerto Rico. El americano que se mude a Puerto Rico pierde su derecho a votar por su presidente y congresistas de su estado. ¿Eso no ocurre si el ciudadano americano se muda a un país libre y con soberanía, sorprendente no? Cuando el puertorriqueño se muda a Estados Unidos, allí adquiere una ciudadanía completa y puede votar por los políticos de su estado, los congresistas y por el presidente del país. Es sorprendente que el Congreso norteamericano, el país que se jacta ante la comunidad mundial de ser el país más democrático del mundo ha podido hacer un enredo tan monumental con los derechos inalienables de un país que obtuvo como botín de guerra.

El Congreso norteamericano desde el 1901 ha creado en la colonia de Puerto Rico una esquizofrenia geográfica, no es una locura de los que vivimos en la isla, si no que la locura, la esquizofrenia es de la tierra, del territorio. ¡¡Inconcebible!!!! La esquizofrenia geográfica es un abuso del colonizador.

Después de la decisión del caso Pueblo v. Sánchez Valle en el 2016 y de la Ley Promesa y la designación de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) no hay duda de quién manda en Puerto Rico. Además, no se vislumbra en absoluto el final de la esquizofrenia geográfica. Pero más cercano que la esquizofrenia geográfica es el plan de austeridad y sufrimiento que establecerá la (JSF) sobre los puertorriqueños. En los países donde se han implantado medidas de austeridad draconianas esto no ha resuelto los problemas económicos del país. Si la JSF nos causa daño ellos no se hacen responsables de lo ocurrido. ¡Genial! Tienen inmunidad e impunidad.