Dom11182018

Last update10:41:34 AM

Los bufetes extranjeros en Puerto Rico

  • PDF

altUn diario de circulación general publicó una noticia sobre la preocupación del Colegio de Abogados en torno a la llegada de bufetes de abogados norteamericanos para representar a clientes afectados por el Huracán María y sus aseguradoras. Además, los abogados puertorriqueños que colaboren con los abogados norteamericanos estarían violando el Canon 33 del Colegio de Abogados de Puerto Rico que prohíbe la práctica con personas que no están autorizadas a ejercer la profesión legal. Esa queja por parte del liderato del Colegio de Abogados es interesante pues aparentemente ese asunto no había representado un problema para los abogados puertorriqueños. Se entiende que los ingenieros norteamericanos no pueden venir a Puerto Rico a hacer planos y construir edificios en el país. Igualmente, los abogados norteamericanos no pueden ejercer su profesión en Puerto Rico a menos que estén asociados con un bufete de la isla. Similarmente, tampoco pueden litigar en la Corte Federal, la de su país, a menos que estén acompañados de un abogado puertorriqueño.

Por el contrario, los abogados de Puerto Rico les han impuesto a los médicos puertorriqueños el tener que aceptar que los peritos norteamericanos crucen el mar y vengan no como turistas sino a testificar en demandas médico-hospitalarias que surgen en la isla. Lo correcto sería que dichos peritos presentaran sus credenciales en cada caso en particular ante la Junta de Licenciatura y Disciplinas Médicas para que los autoricen a actuar como peritos médicos. Eso no descarta que el juez/a pueda desestimar el testimonio del perito extranjero. La Asociación Médica norteamericana ha concluido que actuar como perito médico equivale a la práctica de la medicina. Los médicos puertorriqueños tienen que solicitar un permiso especial a la Junta de Medicina del estado antes de poder testificar en los diferentes estados de Estados Unidos.

Seguir la ruta del dinero (follow the money) es una frase que se ha usado desde la década del 1970 en varias ocasiones en debates políticos o periodismo investigativo. En el 1975 se usó la frase en el libro Crimen en Gran Bretaña por Clive Borrell y Brian Cashinella. Sigue el dinero fue utilizado por Henry E. Peterson en el 1974 en la audiencia del Comité de lo Judicial cuando se consideraba el nombramiento de Earl J. Silbert como fiscal federal. Pero en realidad, la frase se vincula al informante Deep Throat en el escándalo de Watergate. La clave fue el dinero secreto utilizado en la campaña que debió haber sido trazado. Eso llevó a la utilización de la frase sigue el dinero en el guion de la película “All the President’s Men”.

Por otro lado, los abogados tradicionalmente siguen el dinero. En diciembre de 1984 ocurrió una terrible explosión en Bhopal, India, en cuyo accidente murieron alrededor de 12,000 personas. Curiosamente, los abogados que acudieron a demandar a la compañía productora de los fertilizantes y la responsable del accidente eran abogados norteamericanos. Se desconoce las ganancias que obtuvieron de esa incursión en un país extranjero.

Pero antes de esta reciente amenaza a los abogados del país, tras las pérdidas de inversionistas puertorriqueños en los bonos de Puerto Rico, llegaron bufetes de abogados a unirse a abogados puertorriqueños para supuestamente ayudar a los inversionistas del país. Obviamente, han podido ayudar a algunos bonistas del patio, pero esos bufetes han obtenido grandes ganancias. Generalmente los casos se transigen dado que el arbitraje es muy costoso e incierto.

Ahora la historia se repite y aparenta ser más fácil por ser Puerto Rico una colonia de Estados Unidos. Los abogados, particularmente los norteamericanos, siempre siguen la ruta del dinero.