Dom04212019

Last update09:52:30 AM

Juez Presidente Roberts v el Presidente Trump

  • PDF

altaltEl presidente Donald Trump se ha caracterizado por emitir comentarios que antagonizan a diferentes sectores de la política y ciudadanía de Estados Unidos y de sus aliados mundiales. Su más reciente ataque estuvo dirigido a varios jueces del Noveno Circuito de Apelaciones (NCA) de California que bloquearon sus restricciones al asilo de los inmigrantes en la frontera con México.

El NCA revisa las apelaciones de los tribunales de distrito de los estados de California, Washington, Oregón, Arizona, Idaho, Hawái, Alaska y Montana y los territorios de Guam y las Islas Marianas del Norte. Ese circuito es el más grande de los trece circuitos de apelación de Estados Unidos, tiene 44 jueces activos y cubre 20% de la población y ve el mayor número de casos en el país. Además, tiene el menor número de revocaciones por el Tribunal Supremo Federal. Se ha propuesto dividir este circuito en dos, pero no fue recomendado por el Congreso.

El NCA tiene fama de ser un bastión del liberalismo por los últimos 30 años. Están a la vanguardia en la regulación del ambiente, matrimonios entre personas del mismo sexo, control de armas, inmigración y tecnología. Todas estas áreas son contrarias a la política pública del presidente Trump. Ese circuito ha sido catalogado como antiamericano y dictatorial. Aunque el Circuito tiene jueces conservadores prevalecen los jueces liberales.

El Juez John Roberts fue nombrado por el presidente George W. Bush en septiembre de 2005. Trump ha designado ya a dos jueces al Tribunal Supremo en solo dos años de mandato. El nombramiento del juez Brett Kavanaugh al Tribunal Supremo fue turbulento. A pesar de acusaciones de conducta impropia en su contra fue ratificado por el Senado norteamericano. En Estados Unidos los jueces designados son conservadores o liberales.

En Puerto Rico los jueces del Tribunal Supremo son populares o republicanos. Al presente hay 6 jueces republicanos y tres populares. Ese predominio durará por muchos años y pudiera llegar a 7 republicanos próximamente.

Los jueces tanto locales como norteamericanos en muy raras ocasiones hacen expresiones públicas con relación a los problemas del país excepto en algunas situaciones especiales. Recientemente, la Hon. Presidenta del Tribunal Supremo de Puerto Rico, Maite D. Oronoz Rodríguez, anunció la designación de 32 jueces adicionales para atender miles de demandas en contra de las aseguradoras por los daños ocasionados por el Huracán María. La jueza del Tribunal Supremo Federal, Sonia Sotomayor concedió una entrevista para divulgar sus libros y en la que menciona como maneja su diabetes.

Sin embargo, las múltiples acusaciones de Trump a los jueces particularmente al juez William Alsup quien determinó que el gobierno no puede eliminar la ley DACA (Acción Definida para los Llegados en la Infancia) que protege de la deportación a cerca de 750,000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos como niños. Esa ley fue aprobada hace 5 años por el gobierno de Obama, anatema de Trump. El caso reciente y éste motivó que el Juez Roberts reaccionara a los comentarios del presidente Trump. Trump había dicho que los jueces del Noveno Circuito son inservibles e injustos. Dijo además, que son jueces designados por otros presidentes incluyendo a Obama, Bush y Clinton.

El juez Roberts respondió que la judicatura goza de independencia judicial y que los jueces del Tribunal Supremo son jueces imparciales y no políticos con toga. Pero el Día de Acción de Gracias el presidente Trump ripostó contestándole al Juez Roberts que el Noveno Circuito es un desastre total y añadió que los jueces no saben nada de la seguridad fronteriza.

Es la primera disputa que conozco entre la judicatura y el ejecutivo.