“Todas tenemos nuestras propias luchas”, expresan mujeres al iniciar diplomado ecuménico

Con esta afirmación arrancó esta semana el cuarto diplomado de Fe, Género y Participación Ciudadana, impulsado por la Pastoral de Mujeres y Justicia de Género del Concejo Ecuménico Cristiano de Guatemala y del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), el cual tendrá una duración de tres meses y se impartirá en uno de los salones de la Parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

En las palabras de inauguración, el reverendo Vitalino Similox, secretario general del Concejo Ecuménico Cristiano de Guatemala, expresó la importancia de iniciar este proceso en la ciudad de Guatemala, pues los tres diplomados anteriores se implementaron en los departamentos del interior de la República.

 

“Creemos que la formación integral en las iglesias es fundamental y las mujeres son el motor de las iglesias, por lo que nos alegra estar hoy aquí, en este espacio que significa mucho para nosotros, porque fue el padre Marcelino García, que en paz descanse, quien insistió en la necesidad de tener este espacio ecuménico”, dijo el religioso.

Nora Coloma, coordinadora de la Pastoral de Mujeres y Justicia de Género, presentó la malla curricular y afirmó que el diplomado cuenta con el respaldo del Instituto para la Transformación de los Conflictos para la Construcción de la Paz de la universidad jesuita Rafael Landívar. El contenido se divide en seis módulos que parten de una aproximación conceptual de las relaciones de género y los derechos de las mujeres, desde el ámbito familiar hasta la esfera política, pasando por conceptualizar la participación ciudadana y política de las mujeres y su rol en la auditoría social y la incidencia.

La facilitadora del primer módulo y encargada de iluminar desde la perspectiva teológica el diplomado, Verónica Pérez, pastora pentecostal, inició su actividad preguntando “¿qué hemos hecho, qué hemos quitado y qué hemos añadido, para llegar hasta aquí?”, a las 24 personas participantes, 22 mujeres y dos hombres.

“Quité dudas, porque no me situaba en algo ecuménico”; “me liberé de las cosas de la casa, de creer que sin mi nada funcionaría”; “me doblegué de los apegos, los cansancios y las rutinas”, fueron algunas de las respuestas de las 22 participantes mujeres, pero todas coincidieron en que tuvieron que organizarse para poder salir de la casa, lo cual es entendible cuando, históricamente, el centro de la vida de las mujeres ha sido la casa, enfatizó la teóloga.

“Encontrarnos a nosotras mismas, rearmarnos, reconstruirnos, son siempre retos nuevos, implica armarnos de valor, dedicarnos tiempo. En esto todas tenemos nuestras propias luchas con nosotras mismas”, afirmó Verónica Pérez, y se dedicó a explicar cómo el patriarcado está presente en la Biblia y cómo se ha degenerado en el machismo.

Este es el primer diplomado en el que se incluyó un módulo para abordar la masculinidad, dado que es importante que a la par de la sensibilización sobre los derechos de las mujeres, se aborde el rol de los hombres y sensibilizar sobre cuál debe ser su función en el desaprender todos aquellos aspectos que limitan a las mujeres y, por ende, el desarrollo de las familias.

“El machismo es una actitud inconsciente presente en hombres y mujeres, aún cuando estamos en espacios como estos y creemos que somos diferentes”, afirmó Nora Coloma y agregó que, desde la Pastoral de Mujeres y Justicia de Género, se busca alcanzar equilibrio en los roles de género, además de acabar con los estereotipos que se manejan tanto en la sexualidad y maternidad como en la paternidad.

Los diplomados sobre Fe, Género y Participación Ciudadana, se vienen desarrollando desde el 2010 y han llegado a los departamentos de Quetzaltenango, Chimaltenango y Jutiapa. Este es el primero que se lleva a cabo en la Ciudad de Guatemala y tendrá clases presenciales todos los martes, partiendo del 22 de mayo.