Nostradamus [¿tendrá razón?] mientras pajaritos cantan a la Virgen de la Cueva

Voces Emergentes

Nostradamus y coronavirus: la profecía falsa... y la 'auténtica ...Estamos en pleno verano. El calor es asfixiante y las lluvias de mayo no quisieron llegar. Nuestras represas y embalses están peligrosamente bajas. Estamos a punto de menos nada para que se comiencen los racionamientos de agua. Y los polvos del Sahara solo nos dejan mayor calor y resequedad. A parte de ello, el área sur-oeste de Puerto Rico no ha parado de temblar desde que inició el año. Año de pandemia, de cambios políticos y protestas sociales.

Mi mente vuela a las profecías de Nostradamus, quien en 1555 publica su libro “Las Profecías”, compuestas por 942 cuartetas poéticas que se supone predicen eventos del futuro. Para este año 2020, entre otras cosas, predijo desastres naturales, muchos incendios, poderosos huracanes y tornados, terremotos en América, elevadas temperaturas, aumento brusco del nivel del mar, crisis económica, guerra entre dos potencias mundiales. ¿Será la guerra económica entre Estados Unidos y China?

Michel de Nôtre-Dame, latinizado a Nostradamus, fue un médico, farmacéutico y astrólogo francés. Nació en 1503 en San Remy, Provenza, Francia. Sus antepasados eran judíos, de la tribu de Isacar, pródiga en adivinos. Ante las amenazas plasmadas mediante un edicto en 1480, de que los judíos que no se convirtieran al catolicismo perderían todas sus riquezas, su bisabuelo, Abraham Salomón, se convirtió al catolicismo y adoptó el apellido Nôtre-Dame.

Desde pequeño, a Michel, le fueron impartido conocimientos sobre matemáticas, astrología, medicina y farmacia. A los 15 años comenzó estudios de bachillerato en la Universidad de Aviñón, en letras, filosofía y medicina. Allí se empezó a destacar por sus facultades de adivinador y por su memoria certera. Pero a raíz de la epidemia de la peste negra, la universidad cerró y pospuso sus estudios. Luego continuó estudió medicina en la Universidad de Montpellier, de donde fue expulsado por hacer trabajos de boticario, que le estaban prohibidos a los estudiantes. A los 22 años, inventa unos polvos que tuvieron éxito en prevenir la peste. Viaja por Francia e Italia. En Génova, se encuentra frente a un humilde monje franciscano, antiguo porquerizo, llamado Felice Peretti, y ante las miradas atónitas, Nostradamus se arrodilla frente a él y le dice que le rinde respeto a su Santidad; en 1588, Peretti fue nombrado Papa Sixto V.

 Nostradamus se hace boticario y perfumista. Nuevamente, cuando surge la llamada epidemia “carbón provenzal”, él inventa un ungüento compuesto de resina de ciprés, ámbar gris y zumo de pétalos de rosa, con el que se logra detener el contagio. Se le consideraba adivino. Era astrólogo y adivinador, practica que llevaba a cabo en las noches. Nadie sabe con certeza cuales eran las artes o técnicas que Michel dominaba pero, sus predicciones tuvieron un altísimo porcentaje de aciertos. Nostradamus muere el 2 de julio de 1566.

La historia de Nostradamus y sus habilidades de adivinación son fascinantes. Muchos de sus estudiosos han interpretado sus cuartetas, y las han relacionado con eventos que en efecto sucedieron. Independientemente de lo que uno pueda o no creer, lo cierto es que este año 2020 es uno convulso, y las profecías de Nostradamus podrían ser validadas. A todo esto, el patio de mi casa es particular se moja cuando llueve como los demás. Y para que la sequia termine los pajaritos cantan a la Virgen de la Cueva, que las nubes se levanten y caiga un chaparrón