Federación Puertorriqueña de Fútbol se reorganiza

Crítica Deportiva

Ahora con la puerta abierta de poder comenzar a entrenar, el experimentado entrenador indicó que “lo primordial es priorizar la salud, por eso en la FPF elevamos un plan bien cauteloso. Vamos a estar trabajando primero los clubes y luego, si todo avanza realmente bien, vamos a empezar abrir el tipo de entrenamientos y luego la selección nacional. No olviden que los jugadores son de los clubes o de las universidades, no de la Selección Nacional. Cuando pase un poco más el tiempo y se pueda comenzar a trabajar, se va hacer. Desde que empezamos estamos intentando que todas nuestras selecciones trabajen durante el año, no solamente que sean llamadas para cuando hay competencias. Vamos a estar pendientes a todo lo que determine FIFA”.

En el podcast estuvieron presentes los atletas Sidney Rivera, capitán de la Selección Nacional Masculina Mayor; y Ángela Díaz, integrante de la Selección Nacional Femenina Mayor; quienes contaron sus anécdotas en medio de la pandemia, los trabajos que hicieron en su encierro y las lecciones aprendidas.

“En el momento que llegaron todas las noticias (sobre la pandemia) estaba en Bangladesh. Todavía está muy fuerte por allá. Por mi mente pasó la idea de que voy a tener que quedarme aquí (en Bangladés) lejos de mi familia, en un momento muy difícil; pero siempre hay que ser positivo, hay que buscar lo positivo de cada momento de la vida y gracias a Dios, tuve la oportunidad para viajar a mi casa”, explicó Rivera, quien pertenece al Bangladesh Police FC en la Bangladesh Premier League. “No hay fútbol, pero siempre hay que trabajar, entrenar y usar ese tiempo para seguir mejorando cada día”, añadió desde su residencia en New Jersey.

Díaz por su parte, confesó que el cambio “fue difícil porque estaba activa en el fútbol, y ese cambio repentino de estar en la casa y uno no puede hacer mucho en cuestión de fútbol. Tuve un plan de entrenamiento en mi casa y fui añadiendo ejercicios de fútbol. Creo que me adapté súper bien”.

La joven atleta indicó que durante el tiempo de encierro aprendió mucho. “Aprendí que hay que vivir. Hay que disfrutarse las cosas día a día porque uno nunca sabe lo que pueda hacer mañana. Hay que hacer las cosas con amor, motivación y con ganas. Y cómo sea que pasen las cosas, de alguna manera buscar cómo mejorar algo que te guste, no simplemente parar, no simplemente parar y ya, sino buscar diferentes alternativas”.