Independence Day o el reclamo anti racista por la libertad de Puerto Rico

Cine caribe

US Forces Korea Permits Racial Injustice Protests on Bases ...Es curioso, pero el asesinato de George Floyd el pasado 25 de mayo de 2020 ha desatado en los EE.UU. una transformación cultural de mayores proporciones, donde todos los blancos, los negros, y sobre todo el capital están coincidiendo que el pasado colonial debe ser revisitado. Desde el más profundo sentido calvinista, la historia de los EE.UU., está en crítica revisión y los monumentos, las estatuas, y los [históricos] héroes nacionales están hoy siendo examinados. Hasta los nombres de los equipos de futbol, entre otros, se van. Se va todo.

Lo único que no se va es la historia colonial de los EE.UU. que empieza, genuinamente hablando con el 1898 y el Tratado de Paz de Paris. Bajo dicho tratado, los EE.UU. adquirieron de la derrotada España, varios territorios, entre otros Puerto Rico. Este proceso de colonialismo por captura o derrota de territorios de ultramar, provocó que algunos de estos, como Guam, las Islas Marianas y nuestra isla, permanezcan al día de hoy bajo el control de los EE.UU. En las luchas contra el pasado, curioso, nadie subvierte el colonialismo, como bien han dicho varios en Puerto Rico, como una forma de racismo.

La condición colonial de Puerto Rico hoy, es otra forma de colonialismo, y de la misma forma que se han destruido estatuas de Lincoln, Lee y Wayne, también habría que destruir el legado que dicha ideología imperial impuso. El racismo colonial, ese que queda representado en los Casos Insulares Parte 1 (1901 a 1922) y los [nuevos] Casos Insulares Parte 2 (2016 2020), son los que representan la máxima expresión de racismo, que tanto el colonialista como el colonizado, no pueden permitir, tolerar ni aceptar.

Pues con ese marco y contexto, hoy los EE.UU. celebran su independencia. La película que se impuso como clásico fue Independence Day (Dir. Roland Emmerich, EE.UU., 1996), la cual narra la historia de cuando los EE.UU. fueron invadidos por los "marcianos" o alienígenos quienes vinieron a nuestro planeta a destruirlo. Vale, que se vale de todo para celebrar la independencia del coloso y país imperial del norte. Ante este cuadro, que más "lindo" que ver a un país invadido luchar contra sus invasores, y más que nada, derrotarlos.

En un cine plural con un reparto variado desde Will Smith, Bill Pullman, Jeff Goldblum y Mary McDonnell, la pelicula nos lleva por el mundo de la acción, la lucha social y política y más que nada el deseo de ser libre. Solo una persona racista, sean estos actores, el director de la película o la industria de cine de Hollywood, puede pensar que no son racistas. Mantener a Puerto Rico en una relación colonial es un acto de racismo.

Por ende, mientras el presidente de dicho país, Donald Trump, celebra en los montes de Rushmore, a los cuatro grandes presidentes de su nación, solo los racistas se olvidan que dicho monumento se construyó en las tierras sagradas de los Siux. Por lo tanto, la pregunta que debemos hacernos hoy es ¿qué debemos celebrar, la independencia de los EE.UU. o el fin del racismo colonial?

Usted decide si ve esta película. Hoy en cartelera televisiva de día de asueto. Usted decide. Mejor, condene el racismo, el colonialismo en particular. Mejor aún, siga protestando.