La visita de Luis Muñoz Rivera a Villalba(San Juan, 12:00 p.m) De la ilusión vino el desengaños y para el 1900, el gobierno militar fue sustituido por la retrógrada y dictatorial ley Foraker que los boricuas padecieron durante 17 largos años.

La Ley Foraker imponía que el gobernador sería nombrado por el presidente de EEUU se creaba también el Consejo Ejecutivo, igualmente nombrado por el Presidente de E.E UU; este consejo tenía la singular misión de ser cuerpo ejecutivo del gobernador, con seis de sus miembros como el gabinete del gobernador – todos norteamericanos y los cinco restantes – puertorriqueños. Un sello de goma: En ese ambiente de confusión, desengaño e incertidumbre Luis Muñoz Rivera tiene que volver a empezar a luchar. Y para ello nuevamente empuña su pluma como fusil, la misma que uso en tiempos de España. Entonces repudio indignado la Ley Foraker que nos despojaba de toda autoridad sobre nuestros asuntos.

Sus constantes artículos en especial contra el Bill Hollander provocaron reacciones violentas contra él de parte del gobernador y los republicanos. Entraba LMR en terreno peligroso, contra un congresista y sus poderosos intereses económicos

Sin embargo, LMR desconocía la palabra cobardía y puso el dedo en la llaga, enfrentándose ante los grandes intereses. Intereses que estaban diseñando a espaldas del país el despojo de nuestras tierras agrícolas. El plan fue dividir la isla en 4 zonas azucareras. Recordemos que la caña era el oro de la época y para ello necesitaban las tierras.

Desde su periódico El Diario desenmascara al congresista Hollander y revela que” el plan de dicho proyecto tenía como propósito forzar a los propietarios pobres a vender sus fincas o abandonarlas a otros más afortunados.” . Y prosigue:

”Después del ciclón y la crisis económica que viene atravesando este país, poco son los agricultores que pueden resistir, el bill Hollander. La mayoría tendrá que entregar sus propiedades a los trust americanos ya se deben estar formando para comprar a Puerto Rico. “Hay un americano, Mr. Hollander, partidario de la asimilación a todo trance viene a facilitar el camino; si se aprobara su bill, antes de un lustro la mayoría de las fincas habrían pasado de mano de los puertorriqueños a los continentales. Estos una vez afincados serían los dueños absolutos del país, y tras la emigración de braceros que ha empezado, vendría la de los propietarios y tras estas la emigración de todas las clases sociales”.

El Bill Hollander sigue diciendo Muñoz Rivera: es pues el primer puntapié con que se ha de arrojar de este país a un pueblo y a una raza “

LMR fue acusado y perseguido porque desde la prensa anticipó con razón el plan oculto: adueñarse del oro de la época, la caña y años más tarde pide la unión de los puertorriqueños.

El mismo sentido patriótico y ético que le hizo imposible permanecer impasible ante el despotismo español, lo uso contra las imposiciones y arbitrariedades del Consejo Ejecutivo impuesto por la Ley Foraker .
Sus ataques al Bill Hollander anticiparon el desastre. Sus palabras fueron acertadas, desgarradoras y visionarias. Años más tarde, en 1904, Luis Muñoz Rivera en otro artículo tremendo le pidió a todos los puertorriqueños que  “se unan y miren de qué modo triste y alarmante, la pobreza que cunde en el país, le duele ver como se aclimata la juventud, mientras se abre el sitio a la gente forastera, no cierren los ojos a la evidencia de los hechos.”

Con rabia y desesperación prosigue describiendo el aterrador panorama de la industria agrícola en el país, Y a tres años de su juicio, tan temprano como en 1904 describió el resultado de esas políticas y que hacían crecer la miseria a través de todo el país.

“De las ciudades y los campos se alza el rumor de un descontento sordo y profundo o el clamor de una protesta que ya no cabe en los moldes de nuestra mansedumbre legendaria. La agricultura paga jornales exiguos porque la producción no basta para compensar al trabajador; el comercio no era ya refraccionista porque perdió inmensas sumas en la crisis que le agobia; no hay crédito, los negocios marchan con lentitud abrumadora, el hambre, que no existió nunca en nuestra isla, existe dondequiera, en el litoral lo mismo que en el interior. Las fincas que representaban valores inmensos representan valores ridículos. Familias que en el 1898 vivían en la opulencia en 1904 mueren sobre harapos de indigencia. El malestar engendra la emigración, y a Hawaii, a Yucatán, a Cuba y a Santo Domingo van los infelices braceros buscando el trozo de pan que Puerto Rico les rehúsa. "

Y añade, “en Puerto Rico no influyen nada los puertorriqueños, aunque se apelliden Republicanos y obedezcan sumisos las órdenes oficiales…” refiriéndose al partido republicano en Puerto Rico que aplaudió de forma incondicional todos los cambios nefastos que impuso entonces el gobierno norteamericano, desde un entreguismo desleal.

Pero ese no es el único asunto que combate LMR , serán múltiples los issues que combatirá como el plan de eliminar los municipios: ”para eliminarlos por completo se le quitó a los Municipios autonomía, se redujo a los Ayuntamientos hasta trocarlos en juntas decorativas, se concentró en oficinas en San Juan la potestad de intervenir en los asuntos y de resolver los problemas municipales, de tal suerte que siendo americanos los jefes en esas oficinas, al exclusivo criterio americano obedezca a la administración, desde sus detalles más leves hasta sus negocios complicados y trascendentales. Es esto acapararlo todo, explotarlo todo, e ir colocando a los indígenas en la desesperante alternativa de abandonar la patria.

Muñoz Rivera se dio cuenta que el interés de esa época en EE.U. no fue otorgar libertades y poderes al pueblo de Puerto Rico; sino proteger para sus inversionistas el oro
Ante sus desgarradoras y vigorosas revelaciones la respuesta del gobierno norteamericano fue silenciar a LMR a toda costa, contrarrestarlo e inutilizarlo. eliminarlo políticamente con falsas acusaciones y ataques constantes contra su persona.

Y esa perversa estrategia la llevó a cabo el gobernador norteamericano, Charles Herbert Allen, (1848 – 1934) La táctica de Allen para lograr su propósito fue respaldar de forma burda al Partido Republicano en Puerto Rico que apoyaba incondicionalmente todas las iniciativas anti- puertorriqueñas del gobierno. Y ese apoyo tuvo como resultado el que se formaran en el 1901 las violentas turbas republicanas, de tan vergonzosa recordación .

Turbas protegidas y respaldadas por el manto poderoso del gobernador. Por lo que actuaban sin temor, con plena libertad de acción e impunemente contra la vida de Muñoz Rivera y la de su familia. Unido a la complicidad de la prensa conservadora* y el liderato republicano que no cesaban de injuriar, calumniar, perseguir, atacar a Muñoz en alianza con el gobernador. La vida de LMR corría constante peligro. Pero él se les hacía difícil porque a LMR lo protegía el amor delirante de su pueblo.

Fueron las fuertes denuncias de LMR contra el despojo de nuestras tierras agrícolas promovidas por el bill Hollander , lo que desató la cólera del gobernador que apoyaba y protegía dicho proyecto. Por lo que las turbas actuaron en sintonía y complicidad con el gobernador por ello narraron en el juicio como mucho antes del ataque a su persona las turbas “ irrumpieron en la imprenta y oficinas del Diario de Puerto Rico, periódico del señor Muñoz Rivera, rompiendo cristales, destrozando máquinas, arrojando a montón por las alcantarillas de la calle los tipos ( de imprenta) y destrozando en medio del arroyo las ediciones.”
Como expresara LMR “ los déspota se apoyan siempre en las turbas”

La Hoja Suelta

Pero el destrozo y ultraje a su imprenta y prensa no les basto. Al contrario, envalentonadas las turbas por el apoyo del gobernador, días más tarde, repartieron en San Juan una hoja suelta y anónima titulada pueblo soberano. En esta ocasión invitaron a atacar a LMR en su hogar en la calle Fortaleza. Lugar donde también estaba ubicada la imprenta de su periódico El Diario de Puerto Rico, que habían destrozado impunemente, semanas ante las turbas republicanas.

En el segundo piso estaba localizada su residencia donde vivía con su mujer e “hijo de tres años”.

Y fue en ese ambiente de violencia fue que se repartió la hoja que soltaron por la ciudad de San Juan , como se suelta un perro rabioso, en la que decían que fueran contra la " cabeza del diario "agravando aún más la atmósfera de intolerancia , peligro y represión.

La hoja era un pasaporte para llevar a cabo el ataque, e increíblemente iba dirigida al propio Gobernador norteamericano, Allen, * el primer gobernador civil en Puerto Rico que al salir de P.R. fue a ocupar convenientemente el puesto en una importante compañía azucarera, Sus intereses personales , ni los de la Ley Foraker fueron intereses a favor de Puerto Rico.

La hoja suelta llegó a manos del abogado Herminio Díaz Navarro, que tenía su oficina en San Juan y preocupado e indignado ante el anuncio, pero eso es otra historia. (foto de los tres) Mariano Abril y Cabrero (fragmento de ensayo sobre LMR)

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Le deseo pronta recuperación a un excelente alcalde amante de la cultura y de su pueblo San Lorenzo, Joe Roman. ( y lleguen al final no se pierdan lo que escribieron los estudiantes)

Hace unos años cuando era Presidenta del PEN de Puerto Rico Internacional conseguimos unos fondos que el PEN de Londres nos otorgó para dar talleres de poesía en las comunidades por diferentes pueblos. Pero acabándose el ciclo, la persona que iba a dar uno de los talleres se enfermó y había que usar el dinero o teníamos que devolverlo. Así que con licencia poética que es la única que no me caduca, se me ocurrió llamar al alcalde de San Lorenzo , a Joe Román , un sábado por la tarde. Y con mis besos tropicales les digo vengo a regalarte poesía, y tengo un poeta disponible para dar un taller ,tengo el dinero para pagarle , pero necesito un lugar y los estudiantes. Los talleres de poesía se ofrecerían todos los días de lunes a viernes por la tarde por un mes. El problema consistía en que tendrían que empezar ese mismo lunes, sino tendría que devolver el dinero y jóvenes perderían esa oportunidad.

No hubo silencio, me contestó enseguida y creí oír una sonrisa, te llamó en una hora. Y sentí un alivio de que no empezará con el consabido proceso burocrático, "escríbeme una cartita'- .Antes de la hora me llamó de vuelta ,ya tenía separado un salón en la bella biblioteca del pueblo , e identificado los estudiantes de la zona rural . La actividad fue un rotundo éxito por dos razones: el poeta Carlos Vázquez , supo enamorar a los jóvenes con las palabras poetas y los escritos de los estudiantes sorprendieron por su calidad. Y la otra razón fue que Joe les facilitó a todos los jóvenes transportación diaria, sino no hubieran podido llegar ; algunos vivían en lugares apartados.

Leer más...

alt(San Juan, 11:00 a.m.) El poeta Evaristo Rivera Chevremont, que tenía un físico quijotesco, pero esa delgadez escondía un carácter peleador, los que lo conocieron sabían que era incapaz de rehuir peleas, tal vez por eso mismo, supo leer en el alma de Luis Muñoz Rivera (LMR) su verdadero ser . Y se adentro en ella cuando escribió a la muerte del patriota.

“La nube de tristeza que lo seguía a todas partes nacía del choque de su temperamento rebelde con la indiferencia de su pueblo. Muñoz siempre fue radical . Lo dicen sus cartas, lo dicen su historia. Pero él sabía que el pueblo era manso, calculador, discreto. Aquel hombre tenía un romance en el alma y los hombres así tienen condición de héroe. Que es el sentimiento que lo lleva al sacrificio! . Era poeta … ¡ y eso basta!”

Desde su juventud LMR fue un luchador a favor de los derechos del pueblo , La emoción, devoción y lealtad colectiva que despertó Muñoz Rivera a su muerte, no surgió de improviso. Se ganó el respeto y admiración de un pueblo que observo por 40 años su entrega e integridad. Mariano Abril (1861-1935) escribió en 1915, una breve, pero intensa nota biográfica, que retrata su alma guerrera

Leer más...

altVer esta imagen fue terrible. Desconozco quién construye la imagen de la gobernadora. Pero quién sea, tiene muchos desaciertos en cuanto a este asunto de las mascarillas por diversas razones. Por un lado, la gobernadora deber guardar un sentido de estética como gobernante de un país. Sobretodo en estos momentos donde vivimos en medio de una pandemia, su imagen queda desvirtuada a una de “fashion”. Ciertamente existen personas que de buena fe han desarrollado diversas alternativas para lidiar con este asunto diseñando mascarillas como un elemento que responde a la prevención de un problema de salud. Pero al mismo tiempo toda mascara es una segunda cara que refleja quienes somos o que queremos decir. De manera que ver a la gobernadora exponiendo las nuevas reglas del toque de queda con este atuendo, reafirma su postura religiosa fundamentalista sobre lo que se debe hacer.

Además de que toda mascara pasa ser un elemento de distracción en un proceso de comunicación interpersonal o grupal. La mascara dan la tónica de un desfile de moda en medio de un proceso tan serio como hablar de salud. Por otra parte, esta mascarilla en particular contiene una imagen que nos remonta a las cruzadas en la época medieval en donde el catolicismo prevaleció de manera impositiva. Es curioso porque rompe con la perspectiva de diversidad sobre la cual se sostiene el estado. Puerto Rico es un país con una diversidad religiosa la cual debe ser respetada y valorizada en estos eventos del gobierno. Esta imagen evoca pensar que no hay espacio para esas otras miradas religiosa que componen nuestro país.

Leer más...

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Un 26 de mayo muere, José Gualberto Padilla, El Caribe, en el año 1896 oportuno repasar el significado histórico de la polémica Para un Palacio un Caribe

El Caribe fue nuestro primer trovador de protesta y su apasionada polémica en defensa de lo puertorriqueño lo hizo famoso y querido en su época en la que defiende al jíbaro, a la mujer, al negro, o sea a los chavaos. La polémica titulada POR UN PALACIO UN CARIBE . No se limitó a ser un debate entre intelectuales, sino que simbolizó una defensa pública frente a los abusos de la España decadente de finales del siglo XIX, y las ansias de poderes y libertades políticas de los puertorriqueños. Por eso la polémica levantó el orgullo del país. El destierro o la cárcel eran las consecuencias a las que estaban condenados nuestros patriotas.

Padilla fue doblemente admirado al atreverse a escribir la polémica luego de haber estado cuatro meses en la cárcel de Arecibo a consecuencia de su participación en el Grito de Lares. A pesar de ser un hombre fichado y vigilado por las autoridades, no optó por el silencio acomodaticio.

Las sospechas del gobierno español no eran infundadas. Investigaciones recientes ubican a Padilla presidiendo la junta revolucionaria del Grito de Lares en Vega Baja.

Leer más...

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Yasmarie Hernández González (Moca, Puerto Rico) es hispanista y escritora. Vitrinas (Puerto Rico 2019) es su primer libro de cuentos. Hernández González tiene un Bachillerato en Artes (B.A., 2012) con concentración en Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez. También tiene una Maestría en Artes (M.A., 2016) con concentración en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón. En el 2016 participó y fue finalista del Undécimo Campeonato Mundial del Cuento Corto Oral. Parte de su trabajo creativo fue incluido en De sombras y claridad, antología publicada por Iniciativa Comunitaria en el 2016. Yasmarie, ha tenido respuestas a mis preguntas. Todas sus respuestas son para ser compartidas con todos vosotros.

1.1 Wilkins Román Samot (WRS, en adelante) – Recientemente publicó Vitrinas (2019). ¿De qué trató o tratas en esa vuestra primer libro de cuentos? ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajarle?

1.2 Yasmarie Hernández González (YHG, en adelante) – Vitrinas es un libro de 13 cuentos cortos que toca tema sociales que aún en el siglo XXI son tabúes, tales como: la homosexualidad, el incesto, la violación, el divorcio, el uso de sustancias controladas y la religión.

Leer más...


https://scontent.fsig3-1.fna.fbcdn.net/v/t1.0-9/100497593_2595491834026629_8794205195102846976_n.jpg?_nc_cat=103&_nc_sid=730e14&_nc_ohc=ksbphhzeJwcAX_ZpDgH&_nc_ht=scontent.fsig3-1.fna&oh=5e1102e9dcaa7421fe68f9e8266ba1b9&oe=5EF0CD7F

(San Juan, 10:00 a.m.) Desengáñate Quintín es una excelente novela histórica en la que el abogado Pablo Martínez Archilla se adentra en las últimas tres décadas del período colonial español en Puerto Rico hasta la invasión estadounidense en 1898, época en que el liderato puertorriqueño, tras el fracaso de la gesta de Lares simultánea con el comienzo de la Guerra de los Diez años en Cuba, se inclina hacia lograr mayores poderes autonómicos de los diferentes gobiernos que se suceden en España.

El libro se divide en siete capítulos que abarcan diferentes momentos históricos, El primero, de 1895 a 1897 tiene como protagonistas a Mariano Abril, fugitivo de la justicia española por su labor como director interino de La Democracia, y Luis Muñoz Rivera, dueño y director en propiedad, que viaja a España para lograr mayor autonomía para la isla.

“El viaje coincidió con el inicio de la guerra en la Antilla mayor, y con las proclamas revolucionarias procedentes de Nueva York y París abogando por la independencia para la Antilla menor. Desde Nueva York el Club Borinquén –cofradía revolucionaria puertorriqueña afiliada a la Sección Puerto Rico del Partido Revolucionario Cubano-promovía la lucha armada contra la dominación española. En París residía por aquel tiempo el Dr. Ramón Emeterio Betances, revolucionario independentista puertorriqueño, ideólogo y estratega del Grito de Lares, delegado del Partido Revolucionario Cubano y representante diplomático en París de la República de Cuba en Armas.´

Esa primera parte del libro se refiere fundamentalmente a las gestiones de Muñoz Rivera y otros autonomistas puertorriqueños en conseguir mayores libertades de los gobiernos que surgen en España. Aunque en esos momentos en Cuba tenía lugar la Guerra de Independencia, es justo señalar que José Martí había tenido que luchar contra la tendencia autonomista, que después del Pacto de Zanjón, había adquirido mucha fuerza en Cuba, ya que muchos independentistas, como el mismo mejor amigo de Martí, Fermín Valdés Domínguez, se proclamaban autonomistas para evitar la represión del gobierno español contra todo el que fuera independentista.

La segunda parte del libro abarca el periodo de 1868 a 1889 hasta la renuncia de Baldorioty de Castro a la presidencia del Partido Autonomista, lo que ocurrió el 2 de enero de 1889.

El deterioro de la salud del Dr. Betances, que falleció en Francia en septiembre de 1898, y la ausencia de Eugenio María de Hostos, dedicado a labores educativas en la República Dominicana, donde habría de morir en 1903, influyeron mucho en el giro que había dado la lucha en Puerto Rico, donde los autonomistas llevaban la voz cantante.

Las expresiones de Luis Muñoz Rivera que cita Martínez Archilla definen el estado de ánimo de la lucha puertorriqueña en aquellos momentos: “Cuba tiene una historia de sangre y de lágrimas. Cuba machetea en sus campiñas a los soldados españoles. Para que depongan las armas se les ofrece un régimen a cuya sombra la Australia y el Canadá viven satisfechos de su metrópoli europea. Puerto Rico no se sublevó nunca…no costó sacrificios a sus descubridores. ¿Puede y debe dársele inmediatamente, sin demora, lo que se brinda a su hermana, la soberbia, la indomable, la rebelde?”

En los próximos capítulos “Desengáñate Quintín” sigue las luchas del autonomismo puertorriqueño hasta la invasión estadounidense el 25 de Julio de 1898 cuando en Puerto Rico se inició el dominio norteamericano que aún sufrimos.

El libro de Pablo Martínez Archilla sobresale por dos razones: la extraordinaria investigación histórica realizada por el autor y su dominio de la escritura que convierte la lectura del libro en una experiencia gratificante.



alt(San Juan, 10:00 a.m.) Con un poco de retraso me llega esta excelente traducción por José Sánchez Compañy del más reciente libro de la especialista del teatro contemporáneo español, la profesora e investigadora Phyllis Zatlin, ahora catedrática emérita de Rutgers, y que se publicara originalmente en inglés bajo el título de Writers to Remember: Memoirs of Friendships in Spain and France (2015).

Escritores en el recuerdo fluye, deleita, entretiene y enseña. Se centra en la descripción, a veces muy detalladamente, de los encuentros, entrevistas, reuniones de congresos, visitas y colaboraciones con decenas de autores que por cinco décadas se esgrimieron como portandartes del teatro y narrativa españolas, creándose unos vínculos literarios trasatlánticos contemporáneos que beneficiaron tanto a los autores españoles como enriquecieron los teatros universitarios y escenarios alternativos norteamericanos, que pudieron expandir su repertorio para incluir textos del teatro español y latinoamericano en español o en inglés. Y en ese imaginario teatral, Rutgers-New Brunswick, por un período significativo sirvió de palanca, centro y referente para el estudio y promoción del teatro escrito en español.

Valga destacar la importante producción del profesor y crítico Frank Dauster (1925-2015), especialista de la poesía mejicana, pero sobretodo autor de la primera Historia del teatro hispanoamericano: siglos XIX y XX (1966), Ensayos sobre teatro hispanoamericano (1975) y de antologías y estudios particulares de dramaturgos latinoamericanos.

Leer más...

Más artículos...