(San Juan, 9:00 a.m.) Me crié en un Puerto Rico que ya no existe. Era un país donde la familia, la palabra y un amigo valían más que un peso en el bolsillo. El progreso de los años 1950 y 1960 fue lentamente asesinando ese país para sustituirlo por uno donde la ambición por el poder y la ganancia económica son más importantes que el amor y la honestidad.

No se confundan. El mal solo se acrecentó durante ese periodo. Si evaluamos la historia nacional la corrupción ha sido un problema desde tiempos de España. Alcanzó un pináculo con los gobernadores estadounidenses y sus discípulos isleños. Las malas costumbres se aprenden rápido y muchos asimilaron las mil y una formas para saquear las arcas nacionales a cambio del servicio público.

Sin embargo, la gran masa poblacional campesina mantuvo unos profundos valores basados en la palabra. Existían múltiples problemas sociales, pero cuando se empeñaba la palabra, se cumplía (siempre hubo uno que otro sinvergüenza). La mal llamada hombría se cimentaba en ser un hombre de palaba, un macho era fiel a su promesa.

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.) La poeta, crítica y traductora uruguaya Elena Idea Vilariño nació en Montevideo un día como hoy, 18 de agosto de 1920. En honor y en conmemoración de su centenario, comparto la siguiente crónica sobre un encuentro que tuve con la poeta, además de unos apuntes, hasta ahora inéditos, de una entrevista informal que tuve el privilegio de hacerle hace 20 años.  Por la admiración inmensa que le tengo a Vilariño y en reconocimiento del gran valor que tiene su obra poética y su extensa trayectoria literaria, va este homenaje.

            Fue un martes a las diez y treinta de la mañana del 29 de agosto del 2000 cuando pude tocar de cerca el misterio de su poesía. La muerte, como una de sus temáticas principales, me llevó hasta su puerta. Estaba en la fase investigativa de mi tesis de maestría y una beca me había abierto el camino para llegar hasta Montevideo y conocerla. Ella no recibía a nadie, pues se aliaba sin reparos junto a una soledad segura y productiva.

            He de aclarar, que en realidad me llevó hasta ella una herida que pronto entendí que era compartida. Ciertamente, yo estaba allí frente a su puerta esperando hurgar entre sus versos, entre su laconismo, para comprender el ritmo de sus palabras, para conocer a la “Suplicante” que perdió su paraíso, su pobre mundo, sus poemas de amor. Llevaba conmigo una libreta, una grabadora, copia de las cartas que ella le había escrito al poeta Juan Ramón Jiménez, una hija en el vientre y el frío desnudo de quien se acerca a un precipicio. Toqué el timbre de aquella puerta oscura que cobijaba dentro a una extraordinaria poeta. Fue entonces cuando la vi por primera vez.

Leer más...

(Managua, 11:00 a.m.) “En 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud”.

El pasado jueves 6 de agosto tuve el privilegio de compartir un agradable encuentro virtual poético-artístico, llamado: “Poesía, arte y cultura en tiempos de pandemia”, por vía Zoom. Exclusivamente con jóvenes de Costa Rica, de (7:00 a 9:00 pm., hora local). Este exquisito evento estuvo organizado por el poeta, escritor y docente Yordan Arroyo Carvajal, presidente Nacional de la Unión Hispanomundial de Escritores (UHE) en Costa Rica y por mi persona.

Cada participante habló un poco de su trayectoria literaria, después leyó su poema, Yordan y yo comentamos brevemente cada poema leído. Contamos con la presencia de dos invitados especiales y fueron: Juan Carlos Chavarría Chorres, uno de los más destacados artistas plástico contemporáneo de Costa Rica, también es Director de la “Fundación Transformación en Tiempos Violentos”, y Luis Gustavo Lobo Bejarano, maestro, gestor cultural, investigador, declamador y crítico literario, él nos deleitó con la lectura de varios textos poéticos.

Leer más...

(Managua, 10:00 a.m.) Todos iniciamos el 2020 con el más deslumbrante deseo de seguir luchando por alcanzar esos propósitos que años antes nos habíamos trazado, pero inesperadamente este año desde su despertar se presentó con sorpresas que no son de agrado para nadie, el año nuevo llegó con torrenciales de preocupaciones y en pocos meses todo el globo terrestre se contaminó del Covid-19, el virus que ha llegado a darle otro significado a nuestra historia. Este letal virus nos ha hecho derramar abundantes lágrimas por el sensible fallecimiento de familiares y amigos, ha llegado en exprés en compañía de añoranza e incontrolable desesperación, forzadamente en total silencio nos ha separado de nuestros seres amados.

Desde que llegó este virus,  las sonrisas han reducido su hechicera belleza, los abrazos se han distanciado y los cuerpos sin ellos se encuentran vacíos, los besos han perdido la magia de su excepcional sabor. Este virus está dejando en la humanidad una huella bien marcada, los escritores, poetas y artistas e historiadores contemporáneos se encuentran atónitos por todas las circunstancias que hemos venido viviendo provocada por esta letal enfermedad, lo más importante es que el hombre nunca deja de hacer arte por lo muy espesa que sea la tiniebla, él insiste en seguir creando, a lo largo de la historia de la humanidad el hombre ha demostrado que en los momentos más difíciles es donde se desborda su genialidad.

Leer más...

(Managua, 12:00 p.m.) La vida y sus preciadas e indescriptibles estaciones: niñez, adolescencia, juventud y vejez. Todas son especiales, pero la juventud es la etapa donde la energía y fuerza física contagia de deleitable perfume. Hay que tener en cuenta que todo lo extraordinario, instantáneamente, tiene fin y que esta dorada fase no es la excepción. Si no sabemos valorarla y amarla, corremos el riesgo de convertir esa etapa de la vida en una pluralmente insignificante; si durante este mágico periodo somos indisciplinados e irresponsables, nunca podremos saborear el valor y el significado de esa irrepetible estadía terrenal. Quien en su juventud se da a la tarea de desperdiciar sus días de mayor esplendor y virtud, está destinado a vivir su vejez llena de lamentaciones.

Muchos jóvenes, tristemente, no saben aprovechar los formidables beneficios que nos ofrece esta fantástica era tecnológica, pero hay quienes sí. Honestamente, felicito a todos los jóvenes emprendedores que sin importar las circunstancias   vividas están haciendo historia en lo que tanto adoran. Yordan Steven Arroyo Carvajal es un ejemplo de ello. Este admirable joven nació el 30 de octubre de 1995 en San Ramón de Alajuela, Costa Rica. Es escritor, poeta, filólogo, editor, fotógrafo, docente universitario, investigador académico y Presidente Nacional de la Unión Hispanomundial de Escritores (UHE) en Costa Rica, también ama traducir en griego y latín. Principalmente griego antiguo.

En el siguiente enlace Yordan habla un poco de él y también lee un poema de su autoría: https://youtu.be/AA-1VGK7gNo

Leer más...

(Managua, 11:00 a.m.) Lilia Molina Fernández (n. 9 1960 en Chihuahua, México). Es emprendedora, escritora y poeta. Este año ha tenido la grandiosa oportunidad de publicar su primer poemario y fue impreso en los talleres de Pandero Cultural, Editorial de San Luis Potosí, México, bajo la dirección de Odette Méndez Paz. Lilia, afablemente me concedió el privilegio de escribir el prólogo y con gran entusiasmo se los comparto.

La vida es como un inmenso jardín lleno de fragancia, con sus plantas y espinas, con sus flores de múltiples colores. Lo que se vive hoy queda inscrito, perpetuamente, en nuestra memoria. Cada uno elige cómo disfrutar su nuevo día, puesto que hemos sido creados para vivir el presente con apasionamiento ilimitado, vivir cada instante sin importar su matiz, todo forma parte de nuestra maravillosa historia.

Muchas veces los escritores y poetas hablan de lo que nunca han vivido o de lo que jamás vivirán y dejan a un lado el camino recorrido, el irrepetible pasar de los años. Son pocos los autores que se atreven a expresar, a través del arte, su vida. Como simples mortales, es posible vivir momentos gloriosos e infelices. Algunos autores se destacan por plasmar lo lindo que han vivido, otros, lo triste... y hay quienes son incapaces de narrar lo vivido, porque han olvidado que la vida está llena de matices, de claroscuros, de lo dulce, pero también de lo amargo. Si no, la vida fuera aburrida, simple e insípida y nuestro existir sería absolutamente insignificante. Gracias a los días nublados y radiantes nuestra respiración cobra sentidos nuevos e insuperables. 

Leer más...

Mi Cómplice de hoy es Carlos Vázquez Cruz, escritor y profesor universitario. Entre sus libros, figuran: Asado a las doce (cuentos), Dos centímetros de mar (novela), La mirilla y la muralla: el estado crítico (crítica), Malacostumbrismo (cuentos) y Ares (poesía).

He apreciado la grabación que dejara Mayra Santos Febres el pasado domingo en su página de Facebook, dedicada a la historia intelectual de Puerto Rico. Dada la limitación de tiempo, la transmisión se convirtió en un recuento de hitos que evidencian contribuciones clave realizadas por intelectuales boricuas a saberes esenciales a nivel mundial. Pensadores como Arturo Schomburg, Luce López Baralt, Mercedes López Baralt y “los cuatro jinetes del Apocalipsis” (Juan Gelpí, Rubén Ríos Ávila, Arnaldo Cruz Malavé y Efraín Barradas) han generado conocimiento medular para los estudios afroamericanos, para las literaturas y culturas españolas e indigenistas, para la diáspora borincana en los Estados Unidos, así como para nuestro entendimiento como pueblo. A la sazón, la presencia de un afroboricua, de dos mujeres blancas y de cuatro gays en su crítica revela la complejidad existente en este tipo de discusión, al igual que el rol nuclear con que cumplen las alianzas a través de negociaciones –tensiones y solturas– que devienen en un futuro prometedor. Sin embargo, un componente invisible catapultó su lección magistral: el estilo.

Dice Santos Febres que, desde el primer día de clases, les anuncia/advierte a sus alumnos que los convertirá en “intelectuales cafres”, concepto que, a todas luces, ella (y yo) ejemplifica(mos).

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.)  Repasemos la memoria histórica, cuando allá por la década del treinta, se compraba por un par de zapatos, el voto a nuestros jíbaros, aprovechándose de su extrema pobreza, entonces también los encerraban en establos hasta que se terminaban las votaciones. Era la época de los republicanos. Pero había otro fraude electoral más sofisticado. Y era que solo podían votar las personas que supieran leer y escribir, o sea el votante tenía que escribir su nombre para poder votar. Ese desprecio a la democracia y formas de fraude electoral, de parte del Partido Republicano lo sigue su heredero político, hoy Partido Nuevo Progresista. El no poder escribir su nombre, (entonces no se hacía una cruz) eliminaba la masa del pueblo que seguía a Luis Muñoz Marín con su prédica de justicia social.

Contaba Felisa Rincón que la ley electoral de entonces requería que tenían las mujeres y hombres votantes que llenar por ellos mismas los formularios. O sea la ley tenía su trampa, el que no supiera escribir su nombre, no podría votar.

Llegado el día de las elecciones del 1932 Felisa fue a votar emocionada, consiente de la importancia de ese día y quien abre la caseta de votaciones fue la feminista Ana Roqué Duprey, defensora y propulsora del voto de la mujer y al ver a Felisa se le acerca y le dice “ahora puedo morir”

Leer más...

Más artículos...