(San Juan, 9:00 a.m.) Hemos regresado luego de dos semanas de haber detenido la comunicación digital por este medio.  Hemos regresado habiendo transformado la diagramación de este medio.  En ambas metas, hemos sido exitosos. Ahora bien, en haber transformado el mundo, superada las injusticias a partir de las diferencias, y el respeto a la dignidad del ser humano, por lo menos en este tema, nos queda mucho camino por recorrer. En adelantar transformar el colonialismo en Puerto Rico, no hemos sido exitosos.  

Al volver, la lucha por la igualdad racial, la destrucción de toda forma de opresión basado en la ideológica racista, como toda manifestación contra el colonialismo, aun no ha terminado. No obstante, en nuestra generación vivimos una experiencia única, donde por primera vez el pensamiento de supremacía del colonizador sobre el colonizado ha sido cuestionado de forma masiva.  Estamos frente a un momento único de cuestionar toda forma de colonialismo, a partir de un pensamiento decolonial.

Dicho lo anterior, los tambores y ruidos en Puerto Rico, no lo logran empatar el colonialismo y la descolonización mental, con la independencia, soberanía y libertad política y económica.  Muchas de las reacciones políticas, los comentarios sociales así como gran parte de las protestas que se ejercita, sostiene o mantienen la relación colonial dominante.  Romper con el colonialismo es mucho más que la destrucción de una estatua de un colonizador. Es dejar de percibir, entre otras cosas, que Washington debe resolverle los problemas a Puerto Rico.

Es momento de pensar de forma individual y colectiva, como se construye un nuevo país que sea libre e independiente.  A manera de ejemplo, no es cerrar el aeropuerto.  Es controlar el aeropuerto.  La primera opción nos deja como sujetos coloniales.  La segunda nos constituye como seres humanos libres en un país independiente y soberano.

Tomemos hoy la oportunidad de regresar, de volver, con un periódico rediseñado, para pensar y promover cambios en nuestra psiquis colonial y colonizadora.  Es momento de examinar como nosotros podemos establecer practicas sociales, políticas y económicas que rompan con 527 años de colonialismo.  De igual forma, no debemos de olvidar que de igual forma que podemos inventar y hacer otro tipo de periodismo, también podemos dejar de ser sujetos coloniales en un país colonial.

El Post Antillano 

(San Juan, 12:00 p.m.) El 4 de julio de 1776 se suscribió la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América. La misma dista mucho de lo que hoy es el pensamiento político de Estados Unidos como potencia mundial, mucho más la disposición de este país y sus dirigentes a permitir en otros lo que los llamados padres fundadores proclamaron para sí en esa fecha. Nos parece que al conmemorar un año más de la fecha de su proclamación, se impone la necesidad de confrontar la teoría con la realidad; es decir, llevar a cabo aunque sea en este breve espacio que supone un artículo, algún nivel de contrainterrogatorio a las premisas contenida en el documento, en lo que concierne a algunas de sus partes esenciales. La Declaración de Independencia dispone en su primer párrafo lo siguiente:

“Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro y tomar entre las naciones de la tierra el puesto separado e igual a que las leyes de la naturaleza y el Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación.”

 

En este primer párrafo se plantea claramente el principio de que todo pueblo tiene derechos sobre sí mismo, sin sujeción a otro poder que no sea el que emana de su propia condición y la de sus habitantes. Esta expresión en el texto de la Declaración, sin embargo, no es original de quienes la suscribieron sino que refleja uno de los pensamientos más importantes de la Ilustración, articulada mucho antes por Juan Bodino en su libro Los Seis Libros de la República, publicado en el Siglo XVI. Más adelante el principio de la soberanía enunciado por Bodino inspiraría a Thomas Hobbes en su libro El Leviatán (1651) y a Juan Jacobo Rosseau en su libro El Contrato Social (1762). De acuerdo con Bodino, la soberanía es fuente primaria y última del poder político. Si bien en su libro Bodino le atribuía ese poder al Príncipe, en su desarrollo y evolución histórica, propulsando un sistema de gobierno no monárquico sino republicano, ese poder se representa a través del pueblo como soberano.

Leer más...

alt(San Juan, 11:00 a.m.) El Partido Nuevo Progresista (PNP) desesperado de que puedan perder las elecciones ante la debacle de su gobierno, sus estrategas usan los medios para repetir la propaganda de Rosa Emilia Rodríguez, que usó en el caso Anaudi Hernández, cuando habló de la falsa teoría de los igualitos. Es decir que son tan iguales los unos (PNP) como los otros (la oposición política dominante, el Partido Popular Democrático, PPD).

Y como el PNP no tiene credibilidad, tienen aliados que la repiten, como repiten otra, estrategia al decir que hay que acabar con el bipartidismo. Y eso lograría todo lo contrario; el resultado sería atornillar el UNIPARTIDISMO PNP.

El Plan es evitar que el único partido que puede derrotar al PNP, gane. Y el PNP pueda seguir con su plan de saqueo y con su operación demolición agencia por agencia e instituciones y corporaciones. Desde su fanatismo quieren destruir el país, y hay que evitarlo.

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.) Pasó otro peldaño en la política puertorriqueña. Debatieron esta noche los tres candidatos que han quedado de pie para competir en la primaria para la nominación para gobernador del Partido Democrático (PPD), que al momento es segundo partido de Puerto Rico.

El que gane esta primaria tiene el honor de enfrentarse al candidato del oficialista y anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP), quien para mi será el Excomisionado Residente, Pedro Pierluisi. Para los que no saben lo que es esto, el comisionado es el delegado de Puerto Rico al Congreso federal. Como cualquiera otro colonial no se le otorga ni voz ni voto en este foro.

 

Ninguno de los candidatos dijo nada nuevo ni dio una sola respuesta clara durante la hora que duró el debate. Para comenzar, diré quienes son estos tres candidatos: la alcaldesa de San de San Juan, la capital de Puerto Rico y su espacio urbano más importante.

Leer más...

alt(Santo Domingo, 9:00 a.m.) Cuando el despertador me avisó que era hora de levantarme ya hacía un buen rato que estaba en pie. Había llegado el día. Domingo 5 de julio, la postergada jornada eleccionaria finalmente se materializaba. Entre la extensa ducha y el apurado café recorrieron mi mente las imágenes de una campaña que fue la más atípica de las que tenga memoria.

Salir de Uruguay el 2 de marzo y llegar a la República Dominicana supuso el primer choque: en el Río de la Plata no se tenía conciencia de que había una pandemia, en cambio, solo al pisar el suelo de la isla caribeña el cambio fue notorio, todos portaban barbijo, una prenda que pasó a ser casi tan frecuente como el uso de la ropa interior.

Menos de veinte días después de instalarme en Santo Domingo llegó la sorpresa, el gobierno tomaba medidas estrictas para contener al coronavirus, entre ellas el confinamiento y el toque de queda obligatorio entre las 17 y las 6 horas, que más allá de los aspectos sanitarios y económicos generaron cambios drásticos en la forma de hacer campaña, ya que todo tipo de contacto presencial con la ciudadanía quedaba suspendido.

El contacto físico es vital en cada campaña: el abrazo, dar la mano, tocar y sentir a la gente; visitarlos, estar en sus barrios, en sus casas; escucharlos, mirar a las personas a los ojos, sin intermediarios de ningún tipo. Por primera vez surgía el desafío de cancelar un plan de movilización y construir un tipo de comunicación que supliera lo insustituible.

Leer más...

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Aparentemente nadie se ha enterado en Puerto Rico, que la metrópoli, los EE.UU. están al borde de una guerra civil, la cual tendrá severas implicaciones para Puerto Rico. Mientras la gobernadora de turno, Wanda Vázquez Garced, anda proclamando la independencia federal del 4 de julio, y por otro lado, inaugurando su comité de campaña, todo indica que nadie le ha puesto atención a la situación imperante en los EE.UU.

Allí reina una situación caótica, producto de los conflictos sociales que se originan con el asesinato de George Floyd, el pasado 25 de mayo de 2020, la cual ha generado múltiples reclamos por distintos sectores. Pero en todo caso, las revueltas sociales que aún siguen manifestándose a lo largo de todo el país, están ahora comenzando a caminar en la zona de la violencia, real o potencial, imaginada o inventada, pero sobre todas las cosas, violencia que continúa polarizando al país en distintas direcciones.

Con este cuadro, vemos como cada día que pasa la situación en los EE.UU. continúa escalando. En este sentido, y a manera de ejemplo, el sábado pasado, en la ciudad de Atlanta, Georgia, se dio una situación en la cual una niña de ocho años fue asesinada. La alcaldesa de la ciudad, la demócrata, Keisha Lance Bottoms, imploró un cese a la violencia. En este caso, se trató de violencia de parte de la comunidad afroamericana, la cual protestaba contra los asesinatos de los miembros de su comunidad, pese a que en este caso se desató un acto de violencia que culminó en la muerte de una infante.

Leer más...

alt(San Juan, 1:00 p.m.) En un momento dado que Puerto Rico se enfrenta a un referéndum estadidad sí o no, auspiciado por tres de cinco partidos inscritos (el Partido Nuevo Progresista, PNP; Movimiento Victoria Ciudadana. MVC; y Partido Proyecto Dignidad, PD), mientras la oposición débil y desarrollada se concentra en dos partidos políticos (Partido Independentista Puertorriqueño) , nadie se ha preguntado si esto le interesa a alguien en los EE.UU. Es curioso, pues por primera vez en mucho tiempo, Puerto Rico no representa ninguna prioridad en la opinión pública en los EE.UU.

En este contexto es momento de pensar la situación política general del país, y en lo específico ponerle atención a los que pasa en Washington. En particular, porque la situación de los EE.UU. en cuanto a la pandemia Covid-19 se ha salido de control, donde todos los estados más poblados, entre otros California, Texas, Florida y Michigan, se encuentra atravesando por una crisis de salud ante un nuevo rebrote de contagios, enfermos y muertos.

Leer más...

Más artículos...