(San Juan, 10:00 a.m.) Esta serán las elecciones más ocurrentes en la historia de Puerto Rico.  Al día de hoy nada está claro, ni la posición del capital mediático, ni la de la Casa Blanca, ni la de los propios partidos que aspiran a gobernar Puerto Rico.  Por lo tanto, todo se está convirtiendo en algo novel, novedoso, es decir innovador.

La narrativa que ha arropado todas las tendencias mediáticas creíbles desde el segundo debate entre los aspirantes, hace apenas poco más de dos semanas, es el sentido de ser honestos para “administrar” la colonia.  Entre el primer debate hace apenas un mes, y el segundo, hubo un cambio vertiginoso en los candidatos y candidatas, y el concepto de administrar se impuso como palabra de uso común.

En esta medida, el primero que adoptó el concepto de administrar la colonia fue el candidato por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) Juan Dalmau. El Dalmau del primer debate quería la independencia. El Dalmau del segundo debate, a preguntas y a sus respuestas, aceptó que lo que va a hacer es administrar la colonial.  Por ende, su campaña de publicidad acaba de cambiar, ante el efecto positivo que han tenido sus palabras. Hoy Dalmau en su promoción partidaria se promueve como un hombre capaz, firme, honesto, en fin, integro. 

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) En el día de ayer, Joe Biden, el candidato demócrata a la presidencia de los EE.UU. se empecinó en valorar a los boricuas, y disponer que Donald Trump y el Partido Republicano nos han tratado mal. Según Biden, nos han tratado “como ciudadanos americanos de segunda clase”. 

Entre dos hombres blancos caucásicos, es imperioso cuestionar la lógica del poder que les permite a ellos hablar del “bienestar” de los boricuas, dentro del contexto de su actividad política.  Lo interesante es que para los boricuas, los que creen en la relación con los EE.UU. se trata de una forma de profundizar en la dependencia económica.  Para nada el comentario de Biden nos concede libertad.  Para nada.  Lo que nos concede son mas cupones, mas plan 8, mas WIC y sobre todas las cosas, la perpetuidad de las leyes de cabotaje.

Por lo tanto, los republicanos que se oponen hoy a la estadidad para Puerto Rico, así como la transferencia de más fondos federales para la isla, se han convertido en unos aliados curiosos. Son aliados a partir de su desprecio hacia nosotros, de concedernos, en apariencia, mas libertad.  Desde esta perspectiva, entre los demócratas y los republicanos, nos vamos por los que nos concedan mas libertad.

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.) Es curioso que los que más defienden la estadidad para Puerto Rico no solo suelen ser los que menos saben sobre los Estado Unidos, sino también son los que menos explican que ganan con vestir la puerca de seda, y menos evidencia presentan cuando proponen que consumir sin trabajar [como comer lo que siembra otro(a), ponerse ropa que fabrico otro(a)], o tener cosas sin ser productores, y proponer que eso es la felicidad. Los que proponen la estadidad  creen que no hay que examinar: a) de donde viene esa idea, b) quien se lucra de ella, c) las consecuencias, o d) las implicaciones para las condiciones en las que nos vemos obligados a vivir.

Una canción de Fernandito Ferrer, dice que Puerto Rico es la corteja de ladrones usamericanos, que sin reconocer ni a la doña ni a sus hijos, después de robarnos a) la tierra, b) la parte de los salarios que se convierten en su ganancia, c) montan la estafa de una deuda impagable, y ahora que está colapsando su régimen entonces promete gestionar la estadidad. ¿Qué evidencia tienen - los que se creen dichas promesas - de que ese país le ha cumplido lo prometido [por tratados entre soberanos] a los indígenas a quienes le robo la tierra o [mediante legislación] a los afro-norteamericanos a quienes le roba el salario hace 400 años ? Quizás esos hijos e hijas no-reconocidos de la corteja glorifican al semental, que visita dos o tres veces al año para dejar unos cacharritos navideños, pero la realidad es otra en la casa de ese padre ladrón - que nunca se queda ni los va a llevar a su vecindario.

Leer más...

(Montevideo, 9:00 a.m.) #SePintóDeCeleste era uno de los tantos hashtags que en la medianoche del pasado domingo 27 de setiembre predominaba en Uruguay, a instancias de los internautas de la conservadora coalición multicolor, liderada mayoritariamente por el derechista Partido Nacional. No era para menos, de los 19 departamentos que tiene el país más pequeño de América del Sur las urnas marcaron que gobernarán en 16.

Dicen que los números no mienten, pero sí lo hacen los que trabajan con ellos, lo que a la postre termina teniendo el mismo resultado. Es que si bien los conservadores nacionales se quedaron con las administraciones de la mayor parte del territorio uruguayo, recuperando además tres intendencias que estaban en manos de la izquierda, los frenteamplistas siguen gobernando al 60% de los habitantes. Ambas cosas fueron destacadas por las militancias partidarias.

Tres de los cuatro departamentos más poblados de Uruguay: Montevideo, Canelones y Salto siguen siendo frenteamplistas, y los dos primeros por amplio margen. Claro está que en el debe progresista queda el perder tres intendencias y el ser aplastado en votos en muchas de las restantes.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) Faltan 27 días para las elecciones generales, digo, siempre y cuando la incompetencia no descarrile los planes establecidos desde que los estadounidenses diseñaron el proceso electoral nacional en semejanza del suyo. Según nos acercamos al evento, las elecciones parecen más un certamen de belleza que una contienda política. Eso sí, es un concurso dominado por machos que reflejan los estereotipos nacionales.

En este gran evento de quién me gusta más sobresalen dos candidatos, el senador Juan Dalmau Ramírez y el alcalde de Isabela, Carlos “Charlie” Delgado Altieri.

Dalmau Ramírez (Partido Independentista Puertorriqueño, PIP) ha descollado por su lenguaje corporal sensual y varonil que despierta pasiones entre las electoras y admiración entre los electores. Ese movimiento peculiar de sus ojos de conquistador, su cuerpo musculoso, el don de gente y su actitud caballeresca lo hubiesen convertido en el seguro ganador de la contienda, pero el temor impuesto por cinco siglos de coloniaje y el desconocimiento sobre la relación del país con la metrópoli lo alejan de apropiarse del Palacio de Santa Catalina.

Por su parte, Delgado Altieri (Partido Popular Democrático, PPD) es el epítome de la masculinidad. Es el sueño de toda mujer y el ideal fantasioso de muchos varones. Denota en su lenguaje corporal un dominio absoluto sobre sí mismo. Le gusta ser hombre y se pavonea por haber sido un buen esposo y ser un excelente padre.

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.)  El proceso político eleccionario en Puerto Rico ha tomado giros inesperados:  el Partido Independentista Puertorriqueño ha emergido como una fuerza real y contendiente en las elecciones del 3 de noviembre de 2020.  Nadie lo esperaba, pero la vida da giros y hoy el PIP esta en carrera.  La pregunta es, ¿por qué?
Tiendo a pensar dos posibilidades: de todos los candidatos y candidatas, Juan Dalmau es un posiblemente un “gallo juga’o”  con buena experiencia y pocos errores.  Por otro lado, es el único que puede hablar de su obra politica sin provocar dolores de cabeza. Es posiblemente esta segunda razón la más acertada en este momento:  es el único de todos los candidatos que tiene algo de que hablar sin provocar problemas.
Pedro Pierluisi no puede hablar de su obra, pues su obra se vincula a Luis Fortuño o a Washington [y la Junta de Supervisión Fiscal] lo cual trae demasiadas controversias. De otro lado, Charlie Delgado al día de hoy no ha logrado hablar de obra (luego de 20 años en el municipio de Isabela) y cada vez que habla sobre todo de la educación con perspectiva de género, se confunde y se enreda.
De otro lado, los candidatos y candidatas que vienen de la vida privada, tampoco pueden hablar de nada que sea su trabajo previo, pues realmente hablando es tambien campo minado. De un lado Alexandra Lugaro y su familia se enriquecieron de las costillas del Departamento de Educación, en el jugoso negocio de las tutorías educativas.  Eso en si mismo es un super negocio que deja a unas personas millonarias y a otras empleadas de $7.25 la hora.
Mientras el galeno Cesar Vázquez, con una practica privada de la cual se conoce  poco, y no se sabe cuántos casos de malapráctica tiene.  Lo que se sabe es que es un pastor y que a su vez es médico, pero nadie sabe lo que ha pasado al interior de su trabajo y vida espiritual.  Pero tampoco el habla de la misma.
Finalmente, Eliezer Molina, cuya vida, como su vestimenta en los debates de candidatos, es un misterios.  Simplemente se sabe que es “caficultor”.  Pero alguien sabe como vive, de cuanto es su producción y más que nada, como se ha comportado como pequeño empresario.  Su vida es un misterio.
Por lo tanto, el único capaz es Juan Dalmau.  Es el único capaz porque a partir de sus 12 años en la vida politica activa, tiene un récord profesional intachable.  Pero lo mas importante, que es el único que se  atreve a hablar de su obra.  Pensemos.

(San Juan, 9:00 a.m.) La estadidad no es lo que está en la papeleta, es una trampa, el si es para seguir saqueando y destruyendo al gobierno y sus agencias.

SI el gobierno americano quisiera que votaras por la estadidad hubiera apoyado el proyecto del plebisicirco y lo ha rechazado y como también lo ha hecho el Departamento de Justicia federal.

Nadie se llame a engañe, la estadidad no es por lo que vas a votar, además a un país quebrado no le van a dar la estadidad, es una trampa, Y no tiene el aval del Congreso, y es una falta de respeto legislar sin consenso aquí. Y a tampoco la quieren allá, que votes por esta trampa hasta el Congreso ha rechazado. Quieren imponer a las malas así traquetean con el destino del país 

Votar sí, es decir SI a la corrupción y a el saqueo. Te ocultan que no votas por la estadidad, sino por el plan oculto del territorio incorporado que es pagar contribuciones sin representación.

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.) Ante nuestros propios ojos está pasando: hay un cambio de narrativa en los sistemas mediáticos, de prensa, y en la postura política del país, que plantea que los partidos políticos tradicionales, tienen candidatos que ya no son una opción; por otro lado, y ante su reconocimiento abierto y manifiesto, el partido de la independencia, como administrador de la colonia, se abre como una posibilidad electoral.  Sobre otros partidos participando en los debates es difícil pasar juicio.

En esta medida, luego de dos debates con los candidatos a la gobernación, el más reciente anoche en Univisión, reina un mar de confusión.  Pedro Pierluisi por el Partido Nuevo Progresistas (PNP) y Charlie Delgado por Partido Popular Democrático (PPD), cada vez más lucen como no-candidatos, de personas muy torpes en el quehacer político.  No obstante, tienen un corazón del rollo en sus partidos, más han sabido tocar puertas de los grupos de interés en este país, como el sector religioso, que les garantiza su presencia política con fortaleza.

En esta medida, Juan Dalmau vuelve a salir como victorioso de forma unánime de este segundo debate, seguido de cerca por Alexandra Lúgaro. No obstante, ambos fallan en que no logran desinflar a los otros dos partidos políticos; también no logran mover a los sectores de intereses, como el cuerpo religioso, de igual forma que los partidos tradicionales.  Es fácil decir que uno cree en la prostitución, en las drogas recreativas, o en la separación de estado e iglesia.

Leer más...

Más artículos...